Pamplona duplica en 2020 la potencia instalada en energías renovables

Pamplona duplica en 2020 la potencia instalada en energías renovables

Pamplona ha conseguido duplicar en el año 2020 la potencia instalada en energías renovables, lo cual supone una muy buena noticia que demuestra el cambio de rumbo y la constante concienciación por parte tanto de la población como de la industria y de los estamentos públicos, lo cual permitirá reducir la emisión de gases contaminantes y optar por un sistema de consumo energético más eficiente y con un menor impacto medioambiental.

Cada vez más particulares invierten en energías renovables

En el último año se ha podido observar un incremento en el interés tanto de particulares como de empresas por un cambio a las energías renovables, logrando de esta forma acceder a un modo más ecológico y sostenible de producción energética, sin por ello tener que renunciar a la calidad de vida que disfrutamos a día de hoy.

Este cambio ha sido todavía más acentuado en ciudades como Pamplona, donde está claro que se está apostando fuertemente por las energías renovables, y buena muestra de ello es que la partida presupuestaria de 20.000 € del año 2020 se agotó con mucha rapidez.

En total se calcula que aproximadamente aumentó en un 42% la potencia instalada en energías renovables, siendo la energía fotovoltaica la más representada dentro de las diferentes alternativas a las que se podía acceder a través de este proyecto.

Cabe destacar que algunos de los proyectos más eficientes son la estación de autobuses, con un consumo de 100 kW, y el edificio de la policía municipal, con un consumo de unos 75 kW.

Estos cambios han permitido al Consistorio ahorrar unos 73.000 €, fruto de la suma del ahorro por autoconsumo, más el importe obtenido a través de la venta de energía.

2020, el año de partida que aumenta la potencia instalada en energías renovables

En vista del gran éxito, el objetivo en estos momentos es aumentar en un 50% la ayuda económica hasta alcanzar los 30.000 €, gracias a lo cual se espera que esta tendencia que ha comenzado el año 2020, se verá reforzada en los próximos años, lo cual puede suponer un ahorro muy sustancial tanto a nivel económico como una importante ventaja a nivel medioambiental.

Cabe destacar que, además de la inversión pública, también se ha desarrollado una inversión privada que en 2020 alcanzó los 94.116 €, con lo cual, tanto el Consistorio como los ciudadanos están colaborando para que el cambio hacia una energía más limpia y sostenible sea una realidad en el menor plazo de tiempo posible.

Uno de los objetivos del Consistorio es el de fomentar las instalaciones de autoconsumo residenciales, es decir, instalaciones que se crean con el objetivo de que todo un núcleo poblacional comparta la energía.

De esta manera, se crearía una única instalación a través de la cual se nutrían los diferentes consumidores que se encuentren conectados a la misma.

Ya se ha realizado la primera que se encuentra ubicada en Pamplona y que dispone de 11 kW de potencia, los cuales son compartidos por un total de ocho vecinos, y el objetivo es que en los próximos años, esto se convierta en una tendencia.

El videojuego para estudiantes de Pamplona que conciencia a los jóvenes

El videojuego para estudiantes de Pamplona que conciencia a los jóvenes

Sabemos que la concienciación es el camino más eficiente para poder dar a entender la importancia de un cambio en materia de consumo energético. Es por ello que se ha lanzado un videojuego para estudiantes de Pamplona con el objetivo de que aprendan y entiendan la importancia que tiene el cambiar de esquema energético, logrando de esta forma hacerlo de un modo más ameno y entretenido para atraer su atención y lograr el objetivo.

Un videojuego para estudiantes de primaria

A través de un sencillo videojuego, Pamplona quiere intentar concienciar a los más jóvenes de la importancia que tiene el combatir el despilfarro energético, y es que vivimos en una sociedad en la que estamos rodeados por sistemas que precisan de energía eléctrica para funcionar.

Esto hace que, para poder disfrutar de una buena calidad de vida, hayamos llegado a un punto en el que no controlamos nuestros consumos, dando lugar a un derroche sin precedentes y que puede llegar a impactar muy negativamente en el futuro del planeta.

Precisamente este videojuego lo que pretende es hacer llegar a estos chicos la realidad acerca del consumo energético, y que entiendan que la energía no procede del enchufe, sino que detrás de ello hay mucho más que debe ser conocido y que, sólo así, se podrá entender su impacto en el medio.

Cabe destacar que esta herramienta ha sido diseñada para los alumnos de educación primaria de los cursos quinto y sexto, consiguiendo de esta forma que estos chicos se involucren y vayan obteniendo recompensas conforme superen los diferentes niveles a los que se tendrán que ir enfrentando.

El objetivo principal es el de conseguir que los pequeños puedan entender mejor sus hábitos energéticos, estableciendo pautas que permitan su modificación para ajustarlos a las necesidades reales.

La concienciación para combatir el despilfarro energético

La concienciación para combatir el despilfarro energético es cada vez más importante, y es que debemos entender que los jóvenes crecen en una sociedad en la que la electricidad es algo que está ahí, que no tienen que conseguir por su cuenta.

Esto hace que no se valore lo suficiente, y al no haber una adecuada valoración, se tiende al consumo en exceso.

Si no hay concienciación, la persona no puede entender por qué es un error dejar la luz encendida si no vas a estar en la habitación, o por qué es importante gastar un poco más de dinero en un electrodoméstico que consuma menos energía, con lo cual debemos colaborar entre todos con el objetivo de que toda persona pueda entender la importancia que tiene la electricidad y lo que supone su fabricación y consumo.

A la vez, también es importante entender que las energías renovables, entre las que destaca la energía fotovoltaica para la producción de electricidad, son la alternativa gracias a que se trata de recursos inagotables, ya que las fuentes no se gastan o se regeneran con rapidez, con lo cual es la alternativa más segura y eficiente de obtener energía de un modo sostenible y con una importante reducción en el impacto medioambiental.

Cuánto aumenta el consumo de la lavadora en función de la temperatura

Cuánto aumenta el consumo de la lavadora en función de la temperatura

Como ya sabéis, las lavadoras pueden lavar con agua fría pero generalmente utilizan agua caliente para lograr una mayor efectividad durante el lavado, lo que significa que una de sus funciones será la de calentar el agua en función de nuestras necesidades pero, ¿cuál es el consumo de la lavadora en función de la temperatura? Vamos a intentar averiguar cuánto aumenta el consumo conforme vamos aumentando la temperatura de lavado.

La temperatura del agua en el lavado

Las lavadoras incorporan una resistencia gracias a la cual consiguen calentar el agua a la temperatura que seleccionamos manualmente o a la que esté configurada en función del programa que vayamos a utilizar.

Dicha resistencia es la que más energía consume con respecto al funcionamiento del equipo, lo que significa que, gestionando bien la temperatura de lavado, vamos a tener la posibilidad de reducir de forma muy considerable el consumo energético.

Para ello, lo mejor es realizar un análisis que permita conocer cuánto aumenta el consumo de la lavadora conforme vamos aumentando la temperatura.

Cuánto aumenta el consumo de la lavadora si subo la temperatura

Hay que tener en cuenta que, cuanto más elevada sea la temperatura que seleccionamos para la lavadora, más tardará en calentar el agua, además de que necesitará una mayor cantidad de energía para la resistencia.

Cabe destacar que los consumos que vamos a indicar a continuación son aproximados, es decir, dependerá mucho de la lavadora que utilicemos, el programa que hayamos seleccionado y por supuesto de su etiqueta o eficiencia energética, pero al menos os puede servir a modo de guía para poder haceros una idea más aproximada de lo que implica aumentar unos grados la temperatura.

Cabe destacar que en este caso hemos utilizado un programa que tiene una duración de aproximadamente 75 minutos, y hemos ido probando con distintas temperaturas, obteniendo los valores siguientes:

  • Lavado en frío: consumo de 138 Wh.
  • Lavado a 30 °C: consumo de 355 Wh.
  • Lavado a 40 °C: consumo de 572 Wh.
  • Lavado a 50 °C: consumo de 663 Wh.
  • Lavado a 60 °C: consumo de 729 Wh.
  • Lavado a 70 °C: consumo de 771 Wh.

Tal y como podemos observar, un lavado a 70 °C tendría el mismo consumo que poner cinco lavadoras y media con agua fría o algo más de dos lavadoras con agua a 30 °C.

También podemos observar que, conforme va aumentando la temperatura, la diferencia de consumo se reduce, hasta el punto que de lavar en frío a lavar a 30 °C tenemos una diferencia de 217 Wh, de lavar a 30 °C a lavar a 40 °C, se sigue manteniendo esta diferencia de 217 Wh, pero al pasar de 40 °C a 50 °C, la diferencia se reduce a tan solo 91 Wh adicionales, de lavar a 50 °C a hacerlo a 60 °C hay una diferencia de 66 Wh, y de 60 °C a 70 °C la diferencia es de 42 Wh.

Además de conseguir ahorrar una buena cantidad de energía en cada lavado, recuerda que utilizar una temperatura más baja no sólo redunda en el consumo de la lavadora, sino que además también te ayudará a mantener mejor la integridad de los tejidos y los colores, observando un deterioro inferior con el paso del tiempo, lo que te permite aprovechar durante más tiempo todas tus prendas.

Los medidores de consumo, una herramienta útil en el hogar

Los medidores de consumo, una herramienta útil en el hogar

Los medidores de consumo son una herramienta muy interesante que nos sirve fundamentalmente para comprobar el consumo de los diferentes electrodomésticos y aparatos que tenemos en casa, ofreciendo información muy valiosa a la par que indicándonos qué electrodomésticos son los que están teniendo un mayor gasto en nuestro hogar.

Qué es un medidor de consumo

El medidor de consumo es un aparato que está diseñado principalmente para medir el consumo eléctrico de los dispositivos que estén conectados a él.

De esta manera, el usuario tendrá la posibilidad de averiguar cuánto está consumiendo un aparato específico o varios a la vez, con el objetivo de descubrir si hay algún funcionamiento anómalo o de si vale la pena seguir con dicho aparato o es mejor cambiarlo por otro más eficiente.

Además, su sistema ayuda a concienciarnos acerca del consumo eléctrico que hacemos en el día a día, abriendo las puertas a un consumo más responsable y reduciendo las pérdidas innecesarias.

Medidas que ofrecen los medidores de consumo

En el mercado tenemos la posibilidad de encontrar diferentes tipos de medidores de consumo, de manera que los hay que son más sencillos y tan sólo nos dan un par de lecturas, mientras que otros pueden ser más completos y ofrecernos otros valores que pueden resultar muy interesantes sobre todo si queremos profundizar no sólo en materia de consumo, sino en relación con otros aspectos como el voltaje, gastos, etcétera.

En este sentido, podemos destacar las siguientes lecturas:

  • Consumo en tiempo real de Wh.
  • Media de consumo de Wh en relación con un tiempo determinado.
  • Suma de consumos en un tiempo específico.
  • Voltaje en tiempo real.
  • Coste de la energía consumida en base al precio que indiquemos al medidor de consumo.
  • Amperaje de la instalación.
  • Hertzios de la instalación.

También hay que tener en cuenta que, además del medidor de consumo enchufable, que es el que tiene generalmente una pantalla con todas las lecturas y un enchufe Schuko, también hay otro modelo que puede ser con o sin pantalla (en este caso con conexión al Smartphone o tablet), que están diseñados para analizar el consumo de toda la vivienda, de manera que se instalan directamente en el cuadro eléctrico pero sin la necesidad de realizar obras, ya que puede realizar la medida conectándolo directamente al cable de alimentación de este cuadro.

Esta segunda alternativa también puede ser muy interesante si queremos realizar mediciones tan sólo en determinadas zonas específicas, para lo cual lo único que hay que hacer es seleccionar los cables indicados dentro del cuadro o en una zona accesible, de manera que se pueda tener la total seguridad de que los consumos de toda esa zona van a pasar siempre por los cables en los que se haya conectado.

Tal y como podemos observar, los medidores de consumo son interesantes para poder analizar el consumo de un aparato o electrodoméstico en particular o incluso de toda una instalación eléctrica, logrando de esta forma averiguar si existen formas de reducir el gasto energético para optar por una alternativa más económica y por supuesto también más ecológica.

Cuánto consumen los principales electrodomésticos del hogar

Cuánto consumen los principales electrodomésticos del hogar

A la hora de optimizar el consumo de energía, es muy importante aprender cuánto consumen los principales electrodomésticos del hogar, ya que muchas veces esto nos va a ayudar a reducir el gasto y, sobre todo, a concienciarnos de lo importante que es gestionar bien el uso de cualquier aparato que tengamos por casa.

La etiqueta de consumo de tus electrodomésticos

Seguramente ya te habrás fijado que todos los electrodomésticos vienen con una etiqueta energética, es decir, una pequeña ficha a través de la cual puedes conocer detalles importantes en relación con el consumo energético.

Esto incluye desde el promedio de consumo hasta la clasificación energética, la cual os recordamos que va a cambiar este año, por lo que recomendamos que os pongáis al día con las nuevas etiquetas de eficiencia energética.

La clasificación energética es la que te ayuda a hacerte una idea rápida acerca de la media de consumo del electrodoméstico, de manera que se establecen una serie de letras que van desde la A hasta la G, con lo que los electrodomésticos que estén etiquetados más cerca de la A se considerará que tienen un consumo inferior a la media, mientras que conforme nos vamos acercando a la letra G, indica que el consumo va subiendo conforme a la media.

También debes echar un vistazo al consumo medio que ha calculado el fabricante, el cual te lo indicará generalmente en kWh/año o en algunas ocasiones lo podrás encontrar kWh/dia.

Este dato lo que te indica es la cantidad de kilovatios que consume el aparato en el plazo de tiempo determinado, ya sea al año o a lo largo del día.

Consumo medio de los electrodomésticos del hogar

Vamos a pasar ahora a analizar cuánto consumen los principales electrodomésticos del hogar, teniendo en cuenta las diferentes etiquetas energéticas que nos vamos a encontrar (recordad que vamos a centrarnos ya en las nuevas etiquetas energéticas).

  • Consumo del frigorífico: desde 175 kWh/año para etiqueta A hasta 650 kWh/año para etiqueta G.
  • Consumo de la lavadora: desde 127 kWh/año para etiqueta A hasta 450 kWh/año para etiqueta G.
  • Consumo de la secadora: desde 140 kWh/año para etiqueta A hasta 480 kWh/año para etiqueta G.
  • Consumo de la vitrocerámica: desde 440 kWh/año para etiqueta A hasta 920 kWh/año para etiqueta G.
  • Consumo del microondas: desde 75 kWh/año para etiqueta A hasta 110 kWh/año para etiqueta G.
  • Consumo del horno eléctrico: desde 150 kWh/año para etiqueta A hasta 280 kWh/año para etiqueta G.
  • Consumo de la televisión: desde 65 kWh/año para etiqueta A hasta 300 kWh/año para etiqueta G.

Es importante tener en cuenta que estos son valores aproximados, ya que mientras que el consumo del frigorífico es un cálculo de gran exactitud puesto que está enchufado y funcionando a lo largo de todo el día, en el caso del resto de electrodomésticos debemos tener en cuenta que va a depender del uso que le demos, es decir, por ejemplo, el horno eléctrico se calcula en base a un uso de unas 140 horas al año, mientras que hay personas que utilizan mucho más el horno y otras que apenas le sacan partido, por lo que en estos casos evidentemente el consumo de estos electrodomésticos del hogar variarán.

La orientación de la vivienda y el consumo energético

La orientación de la vivienda y el consumo energético

Seguramente en más de una ocasión habréis escuchado aquello de que la orientación de la vivienda y el consumo energético están íntimamente relacionados, y lo cierto es que no sólo es innegable, sino que además es mucho más importante de lo que podemos pensar en un primer momento, de manera que vamos a analizar las posibilidades de ahorro, así como las ventajas que supone elegir la orientación a cada uno de los cuatro puntos cardinales.

¿Es cierto que la orientación de la vivienda influye en el consumo energético?

No hay duda alguna de que la orientación de la vivienda va a ser determinante a la hora de calcular el consumo energético en su interior, y es que, dependiendo de la zona en la que nos encontremos y de la orientación, se puede aprovechar mejor el frío o el calor.

De hecho, esta orientación es relevante hasta el punto en que nos puede ayudar a ahorrar hasta un 70% de energía, de manera que vale la pena que a partir de ahora lo tengáis en cuenta y realicéis un buen análisis tanto cuando vayáis a comprar o alquilar una vivienda, como muy especialmente si os estáis planteando construir o reformar una.

Consejos sobre la orientación de la vivienda y el consumo energético

Para poder realizar un cálculo adecuado acerca de la orientación de la vivienda, vamos a analizar las ventajas que tiene la orientación a cada uno de los cuatro puntos cardinales.

Ventajas de orientar al norte

La orientación norte no suele ser una de las más recomendadas, ya que es la única orientación en la que no se disfruta del sol.

No obstante, se puede utilizar en zonas muy cálidas, logrando de esta manera reducir la dependencia al aire acondicionado, pero si es un sitio donde los inviernos son fríos, puede llegar a ser un problema por necesitar utilizar demasiado la calefacción.

Ventajas de orientar al sur

Por su parte, orientar la vivienda hacia el sur, precisamente ofrece todo lo contrario, es decir, sol a lo largo de todo el día en cualquier estación del año.

De esta manera, es la orientación ideal para zonas muy frías, logrando de este modo disfrutar del sol durante muchas horas al día especialmente durante el invierno, mientras que en verano, al subir el sol, el impacto no es tan fuerte.

Ventajas de orientar al este

Esta orientación permite disfrutar del sol desde el amanecer hasta mediodía, una buena idea puesto que durante la mañana se va acumulando calor, que se disfruta a lo largo de la tarde y se va diluyendo durante la noche.

Se trata de una opción más interesante sobre todo para la mayor parte de viviendas que se encuentran en zonas cálidas.

Ventajas de orientar al oeste

En este caso, el sol se disfrutará desde mediodía hasta la noche, por lo que las noches serán más calentitas, mientras que las mañanas serán algo más frías.

Esta alternativa nos permite ahorrar en calefacción, pero en verano hará más calor, por lo que es indicado para la mayor parte de zonas frías.

Qué punto cardinal es más frío y cuál es más caliente

De forma resumida, estas serían las orientaciones en función de la temperatura que nos ofrecen:

  • Norte: enfriará mucho la casa.
  • Este: enfriará bastante la casa.
  • Oeste: calentará bastante la casa.
  • Sur: calentará mucho la casa.

Esto es básicamente todo lo que necesitas saber sobre la orientación de la vivienda y el consumo energético, pudiendo de esta forma desarrollar tu próximo proyecto con las máximas garantías.

Qué daños eléctricos cubre mi seguro

Qué daños eléctricos cubre mi seguro

Si has contratado un seguro, es muy importante que conozcas todas las coberturas, ya que en cada caso pueden variar de forma considerable, pero de todas formas vamos a intentar hacer una valoración bastante aproximada de los daños eléctricos que cubre mi seguro, consiguiendo de esta forma saber aquellos casos en los que tenemos más posibilidades de reclamar y en los que no va a ser tan fácil.

Qué son los daños eléctricos

Antes de comenzar a analizar los daños eléctricos que puede cubrir tu seguro, es muy importante que en primer lugar entendamos a qué nos referimos cuando hablamos de “daños eléctricos”.

Dentro de este grupo entran todos los daños de tipo eléctrico que se hayan producido por algún desperfecto relacionado con un problema de la electricidad o incluso con los daños causados por factores externos como por ejemplo la caída de un rayo.

Por qué se producen

Por norma general, los daños eléctricos se producen por las siguientes causas:

  • Averías de tipo eléctrico.
  • Cortocircuitos.
  • Presencia de arcos voltaicos.
  • Suministro anormal de la corriente eléctrica.
  • Variaciones de tensión, tanto subidascomo bajadas.

Qué daños eléctricos cubre mi seguro

Es muy importante que tengáis en cuenta que vamos a hacer una valoración con el objetivo de analizar qué daños eléctricos cubren los seguros, es decir, vamos a tener en cuenta la mayoría de las pólizas, pero es muy importante que cada uno estudie la suya de forma específica, ya que es habitual que pueda haber cambios muy especialmente en los daños eléctricos que cubre, y con menos habitualidad en los que no suelen cubrir.

Los daños que no suelen cubrir los seguros

Por norma general, la mayor parte de pólizas se desentienden de los daños producidos a cualquier tipo de aparato eléctrico que tenga más de 10 años desde la fecha de compra.

De hecho, dependiendo del seguro, incluso puede llegar a acortar la antigüedad en el caso de aparatos de uso intensivo como por ejemplo los sistemas de calefacción.

Tampoco cubrirán los daños estéticos producidos al aparato mientras esté siga funcionando, y por supuesto, tampoco cubren bombillas ni rotura de lámparas.

En el caso de los elementos eléctricos de exterior, por norma general, tampoco van a ser cubiertos por la aseguradora.

Daños eléctricos que se cubren habitualmente

El resto de daños, es decir, los ocasionados a aparatos y electrodomésticos de menos de 10 años de antigüedad que hayan dejado de funcionar o que presenten un funcionamiento anómalo o peligroso, se podrán pasar a través del seguro.

Qué aparatos y electrodomésticos se ven afectados con más frecuencia por daños eléctricos

Según informan los seguros en base a las estadísticas que se obtienen a partir de las reclamaciones recibidas, hay tres aparatos que son los que más se suelen dañar debido a la presencia de un fallo eléctrico que son los televisores, los frigoríficos y las vitrocerámicas.

Os recordamos que desenchufar, apagar el interruptor de la regleta o utilizar enchufes de encendido y apagado con mando a distancia, no sólo os va a permitir aislar los aparatos que no estéis utilizando en el caso de que se produzca un fallo eléctrico, protegiéndolos y evitando males mayores que incluyen incendios, sino que además también estaréis evitando el conocido como consumo invisible o consumo fantasma, el cual se basa en la energía consumida por los aparatos cuando están desconectados, lo que a su vez supone un importante ahorro cada mes.

Consejos para contratar la luz en segundas residencias

Consejos para contratar la luz en segundas residencias

Si os estáis planteando contratar la luz en segundas residencias, es muy importante que tengáis en cuenta una serie de recomendaciones como las que vamos a detallar a continuación, a través de las cuales vais a conseguir un ahorro bastante sustancial, ya que el objetivo va a ser el de configurar el consumo en base a las necesidades reales para esa vivienda.

Analiza el consumo eléctrico y necesidades de tu segunda residencia

Lo primero y más importante es tener en cuenta que estamos hablando de una segunda residencia, es decir, el lugar donde vamos a pasar las vacaciones, algunos fines de semana, días sueltos, etcétera, lo que significa que normalmente no vamos a tener la misma demanda energética que podríamos tener en casa.

En la mayor parte de casos, tenemos un calentador de gas para evitar que esté enchufado el eléctrico todos los días que no estamos, no nos vamos a poner a lavar la ropa, planchar, etcétera, sino que en definitiva, nuestros hábitos cambian y de hecho normalmente vamos a pasar más tiempo en la calle que dentro de esta casa.

Eso significa que por norma general no vamos a necesitar una potencia excesiva, sino que con algo más básico de lo que tenemos contratado en nuestra primera residencia, será más que suficiente salvo casos muy puntuales.

Echando un vistazo a facturas de meses pasados, podréis haceros una idea de las necesidades reales que tenéis en función de la estación del año, pero lo más importante es realizar una valoración teniendo en cuenta los aparatos y electrodomésticos que vais a utilizar, que generalmente serán el frigorífico, televisión, luz, etcétera.

Aprende a contratar la luz en segundas residencias

Es importante tener en cuenta que la factura de la luz está conformada por dos elementos principales que son:

  • Potencia contratada: es un componente fijo, es decir, será el mismo importe en todas las facturas.
  • Potencia consumida: es un componente variable, ya que dependiendo de lo que consumamos, variará el importe.

Selecciona la potencia más adecuada

La potencia contratada que vamos a necesitar será aquella que nos permita tener encendidos a la vez los electrodomésticos o aparatos que necesitemos.

Por ejemplo, si tenemos vitrocerámica y calentador eléctrico, habrá momentos en los que ambos estarán funcionando junto al frigorífico, e incluso junto a la televisión, alguna bombilla, etcétera.

El objetivo es averiguar cuántos de ellos pueden llegar a funcionar a la vez, y hacer la suma de las potencias que necesitan para su funcionamiento, de manera que esto será lo que permita calcular la potencia que realmente vamos a necesitar.

Es por ello que generalmente, en las segundas residencias, se recomienda sustituir la vitrocerámica por una cocina a gas, el calentador eléctrico por un calentador de gas y utilizar estufas de gas o de leña, logrando de esta forma que la potencia necesaria se reduzca de forma drástica.

Analiza bien tus hábitos de consumo y elige la tarificación más indicada

En cuanto al consumo, la factura de algún mes anterior os puede ayudar mucho a haceros una idea, no sólo de la cantidad que consumís de media al mes o durante los meses en los que gastáis más electricidad, sino también de las horas y momentos en las que realizáis los consumos.

De esta manera, es posible que a la hora de contratar la luz en segundas residencias interese una tarifa plana o incluso una tarifa con discriminación horaria, de manera que consigáis un ahorro sustancial cuando estéis consumiendo electricidad dentro de la vivienda.

Las comunidades energéticas, un modelo de eficiencia

Las comunidades energéticas, un modelo de eficiencia

La necesidad de encontrar nuevos sistemas más sostenibles y que reduzcan el impacto medioambiental, da lugar a la aparición de las comunidades energéticas, un modelo de eficiencia del que vamos a oír hablar mucho en los próximos años, de manera que vamos a empezar a comprender qué es exactamente y las ventajas que tienen este tipo de comunidades.

Qué son las comunidades energéticas

Desde un punto de vista general, una comunidad energética es aquel conjunto de viviendas o edificios que aprovechan de forma colectiva unas mismas instalaciones de energía, tanto para los hogares como para las oficinas, zonas comunes, jardines, zonas deportivas, comercios, etcétera.

Es importante entender que una comunidad energética no tiene por qué ser necesariamente una comunidad aislada energéticamente, es decir, no es necesario que se surta exclusivamente de forma autónoma, sino que precisamente, la creación de una comunidad energética busca reducir el impacto medioambiental y el consumo de la red pero sin por ello renunciar al máximo confort y seguridad, por lo que se mantendrá siempre conectada.

De esta manera, en todo momento dispondrá de electricidad para satisfacer todas sus necesidades, pero reduciendo la carga a la red que se produce sobre todo en momentos puntuales por ejemplo de una brusca bajada de temperaturas, y con la ventaja de reducir los gastos y dar un paso más hacia delante en el compromiso con el medioambiente.

Ventajas de este tipo de comunidades

Entre las principales ventajas de las comunidades energéticas podemos destacar:

  • Permite el acceso a las energías renovables a personas que viven en zonas donde es más complicada la instalación de este tipo de sistemas.
  • Ofrece beneficios interesantes en materia de inversión, producción y venta de energía.
  • Los ciudadanos aprenden un sistema de autogestión energética muy necesario de cara al futuro.
  • Podrán realizar un estudio efectivo acerca de sus necesidades energéticas, con la garantía de satisfacerlas por completo.
  • Disponen del apoyo de la red, la cual seguirá suministrando energía para garantizar el suministro cualquier día y a cualquier hora.
  • Es la mejor forma de reducir el importe de la factura eléctrica mensual, e incluso de obtener beneficios.
  • Se trata de la mejor decisión a la hora de reducir el impacto medioambiental, favoreciendo el desarrollo natural del entorno.

Es muy importante que tengamos en cuenta que este tipo de comunidades energéticas se puede estructurar desde diferentes ámbitos, es decir, en base a las necesidades de cada comunidad que puede ser un bloque de viviendas, varios bloques o viviendas pareadas o aisladas, e incluso alcanzar mayores dimensiones como barrios o pueblos completos, se realizará un estudio específico que permita el abastecimiento en todo momento.

Las comunidades energéticas son una alternativa que efectivamente requiere una inversión y un adecuado estudio para garantizar la producción, pero sin duda se trata de una alternativa que cada vez tiene más adeptos, ofreciendo un modo más ecológico y sostenible de consumo energético, con lo cual es una inversión a medio y largo plazo que garantiza grandes ventajas a toda la comunidad, por lo que es interesante que se estudien las diferentes posibilidades que ofrece y se analice su incorporación en los años venideros.

Consejos de eficiencia energética en la cocina

Consejos de eficiencia energética en la cocina

La cocina es una de las estancias del hogar en las que vamos a consumir una mayor cantidad de energía a lo largo de los años, de manera que hemos preparado una colección de consejos de eficiencia energética en la cocina que nos va a ser de utilidad para poder reducir el consumo, sin por ello renunciar a la máxima comodidad a la hora de trabajar en ella.

Recomendaciones para el frigorífico

El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más va a consumir en la cocina, pero evidentemente también es uno de los imprescindibles.

Lo ideal es que su interior se encuentre entre 3 °C y 5 °C en el caso de la nevera, mientras que el congelador deberá estar entre -15 °C y -18 °C.

Aunque los frigoríficos actuales tienen muy buen aislamiento, debemos tener en cuenta que la temperatura exterior va a influir de forma significativa en la interior, lo que se traduce en que durante el verano es normal que tengamos que bajar algo más la temperatura, mientras que en invierno la tendremos que subir.

De cualquier manera, el de los consejos más interesantes que os ayudarán a reducir el consumo del frigorífico contemplamos:

  • Evita que haya otros electrodomésticos que generen calor en su entorno.
  • Intenta colocar el frigorífico en un lugar fresco.
  • Asegúrate de que el sol no incide directamente en el frigorífico.
  • Mantén una distancia mínima entre el frigorífico y la pared, permitiendo de esta forma que ventile bien y se disipe el calor que vaya generando.
  • No introduzcas cosas calientes en su interior, ya que esto obligará a trabajar más al motor para alcanzar la temperatura adecuada.
  • Procura no abrir el frigorífico de forma innecesaria.
  • Antes de abrir el frigo intenta tener claro qué es lo que vas a coger, con lo que reducirás el tiempo que permanecerá abierto y así el motor trabajará menos.

Utiliza correctamente la vitrocerámica

Entre los consejos para reducir el consumo en la vitrocerámica, destacamos:

  • Elige el tamaño de fogón más adecuado en función de tus necesidades.
  • Tapa las ollas para aprovechar mejor el calor y cocinar más rápido.
  • Apagar el fogón unos minutos antes de terminar, lo que te permitirá aprovechar el calor residual.

Ahorra en el consumo del horno

También hay algunos trucos interesantes para minimizar el impacto energético del horno:

  • Evita utilizar el horno para cosas livianas como por ejemplo descongelar un trozo de pan.
  • Aprovecha cada vez que enciendas el horno para cocinar varias cosas, a la vez o una detrás de otra.
  • Apaga el horno unos minutos antes de finalizar para aprovechar el calor residual.
  • Evita abrir la puerta del horno cuando se esté cocinando.

El calentador de agua

El calentador de agua es una pieza clave, ya que si es eléctrico, será uno de los responsables de buena parte del consumo energético en tu hogar, de manera que te recomendamos que tengas en cuenta:

  • Intenta mantener la potencia en la zona Eco.
  • Procura no malgastar el agua caliente.
  • Durante los meses de calor, reduce la potencia y en caso de tener varias resistencias, utiliza las mínimas necesarias.

Trucos para el lavavajillas

En el caso de lavavajillas, también tenemos algunas recomendaciones:

  • Asegúrate de que está completamente lleno antes de ponerlo en marcha.
  • Utiliza un programa adecuado, dando prioridad al programa Eco.

Otros pequeños electrodomésticos y la eficiencia energética en la cocina

En la cocina es habitual que tengamos diversos pequeños electrodomésticos, y en este sentido, lo mejor es optar por aquellos que ofrezcan un menor consumo y que estén identificados con la etiqueta energética A+++ o A en el caso del nuevo etiquetado energético.

Recuerda que también es recomendable mantener desenchufados aquellos electrodomésticos que no estamos utilizando, ya que así evitamos el consumo residual o fantasma producido por el stand by mejorando la eficiencia energética en la cocina.