Entradas

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía? 1

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Durante el 2020, uno de cada cinco países experimentará la disminución o congelación de sus ingresos per cápita.

Dado el impacto de los prolongados conflictos comerciales, la economía global experimentó su crecimiento más bajo en la década, siendo de 2.3 por ciento en 2019.

De acuerdo al informe de las Naciones Unidas, titulado Situación y Perspectivas de la Economía Mundial (WESP) 2020, el mundo podría experimentar un equilibrio en la economía siempre y cuando se contengan los riesgos.

  • En el mejor de los casos: se apreciaría un crecimiento de 2.5 por ciento a finales de 2020. Sin embargo, la inestabilidad financiera, reavivación de las tensiones comerciales e intensificación de los argumentos geopolíticos frustran este futuro.
  • En el peor de los casos: el crecimiento global se atrasaría hasta un 1.8 por ciento durante los próximos meses. Como consecuencia de una actividad económica prolongada de esta magnitud, surgirán importantes ralentizaciones para el desarrollo sostenible. Lo que incluye retrocesos en la creación de empleos y disminución de la pobreza.

Antia Guerras, el Secretario General de Naciones Unidas, comenta que “estos riesgos suponen repercusiones graves y duraderas en las perspectivas de desarrollo. Amenazan con fomentar la inclinación hacia las políticas internas, cuando la cooperación global tendría que ser el objetivo principal”.

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Por la obsesión de incrementar el PIB, las naciones más pobres desatenderán los aspectos que mejoran el bienestar social. La cultura de desigualdad, los crecientes niveles de inseguridad alimentaria, la pésima nutrición y la crisis climática, siguen perjudicando la vida de millones de personas.

El Subsecretario General de Desarrollo Económico y Economista jefe de la ONU, Eliot Harris, expresa que “los responsables de formular políticas están encerrados en un círculo vicioso y limitado, ignorando otros factores de igual o mayor importancia.”

Sugiere que deberían priorizar proyectos de desarrollos sostenibles para mejorar el sistema educativo, progresar en la energía renovable y crear una infraestructura resiliente: aspectos que mejoren el bienestar de la sociedad. Mientras un país evoluciona económicamente, puede conseguir una reducida emisión de carbono invirtiendo en una central energética limpia.

Para combatir el cambio climático, hay que complacer las necesidades energéticas a nivel global con un sistema menos contaminante o reducir los niveles de emisiones de carbono. Este fin requerirá grandes cambios en la industria energética, la cual se hace responsable de tres cuartas partes de las emisiones globales de efecto invernadero.

Las naciones con mayor avance industrial representan un porcentaje mayoritario y si los países en desarrollo se igualasen a las grandes economías, las emisiones de carbono ascenderían a más de 200 por ciento.

Toda espera que prolongue la inevitable evolución energética, puede duplicar los riesgos. No solo se expondrán a numerosos gobiernos e inversores a pérdidas repentinas, también se planearan nuevos conflictos para los objetivos relacionados al medio ambiente. Habría un gran retroceso en el objetivo global de alcanzar cero emisiones netas para 2050.

La adquisición de una matriz energética limpia no solo proporcionará beneficios a nivel ambiental, también favorecerá a la economía de muchos países. Para hacerlo realidad se precisa una combinación de políticas más equilibrada.

Por otro lado, el exceso de confianza en las políticas monetarias es pobre para estimular el crecimiento y provoca una serie de costes importantes. Entre ellos, el empeoramiento de las causas que evitan la estabilidad financiera.

Cada vez más economistas están de acuerdo que un sistema de combinación de políticas más equilibradas, capaces de impulsar el crecimiento económico, promover la igualdad de género, producción sostenible (respecto al medio ambiente) y una mayor inclusión social, es ideal.

Rendimiento económico mundial actual

En la Unión Europea, los problemas globales seguirán frenando al sector manufacturero. Contará con la compensación parcial de un crecimiento estable en el consumo privado, permitiendo que el crecimiento del PIB de 1.4 por ciento en 2019 a 1.6 por ciento en 2020.

En Estados Unidos, la reducción de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal establece las bases para el apoyo de la actividad económica. No obstante, debido a la prolongable debilidad empresarial, el decreciente estímulo fiscal y la incertidumbre política, se espera que su crecimiento del PIB se ralentice, pasando de 2.2 por ciento en 2019 a 1.7 por ciento en 2020.

Respecto a Asia Oriental frente a las demandas económicas actuales, se sitúa como la región del mundo que crece a un ritmo más acelerado y contribuye más en el crecimiento global. Se prevé que, en China, con el aporte de las políticas monetarias y fiscales, se moderará el crecimiento del PIB de 6.1 por ciento en 2019 al 6.0 por ciento en 2020 y 5.9 en 2021.

Con respecto a otras grandes economías emergentes, como Brasil, India, la Federación de Rusia y México, se espera un leve impulso durante los últimos trimestres de 2020.

Países más afectados

En los países del tercer mundo, el proceso hacia una mejor economía se ha paralizado.

África, por ejemplo, ha experimentado un mediocre crecimiento durante las últimas décadas del PIB per cápita, por no decir nulo. De igual forma, otras economías se están recuperando de la caída del precio de los productos básicos durante el periodo 2014-2016.  Como resultado, se maximizaron las pérdidas de producción y los esfuerzos por reducir el índice de pobreza decayeron.

Los cálculos de la ONU establecen que, para erradicar la pobreza en África, precisarán un crecimiento anual per cápita superior al 8 por ciento, en comparación al 0.5 por ciento que ha mostrado en los últimos años.

El número de personas que vive en pobreza extrema se ha elevado en distintas zonas de África subsahariana, Asia Occidental y América Latina.

El avance sostenido hacia la reducción de la pobreza exigirá un gran impulso para el crecimiento de la productividad y compromisos sólidos para abordar los elevados índices de desigualdad.

En un tercio de los países en desarrollo dependientes de productos básicos, que albergan a mil millones de personas, los ingresos reales medios son más bajos de lo que fueron a mitad de la década de 2010. El efecto llegó también a grandes economías, como Argentina, Sudáfrica, Arabia Saudita, Brasil, Nigeria y Angola.

La capacidad de energía eólica del mundo aumentó un 20 % en el ultimo año 2

La capacidad de energía eólica del mundo aumentó un 20 % en el ultimo año

Los parques eólicos marinos y los proyectos en tierra en EE. UU. Y China impulsan uno de los años más sólidos de la historia.

La capacidad de energía eólica del mundo creció casi una quinta parte en 2019 después de un año de crecimiento récord para parques eólicos marinos y un auge en proyectos en tierra en los Estados Unidos y China.

El Consejo Mundial de Energía Eólica descubrió que la capacidad de energía eólica creció en 60,4 gigavatios, o 20%, en comparación con 2018, en uno de los años más fuertes registrados para la industria mundial de energía eólica.

El crecimiento fue impulsado por un año récord para la energía eólica marina, que creció en 6.1GW para formar una décima parte de las nuevas instalaciones de parques eólicos por primera vez.

El informe anual del consejo descubrió que Estados Unidos y China siguen siendo los mercados más grandes del mundo para el desarrollo de la capacidad de energía eólica en tierra. Juntos, los dos países representan casi dos tercios del crecimiento mundial en energía eólica.

El COVID-19 retrasa la construcción de proyectos Eólicos

El brote de virus podría haber retrasado la construcción de proyectos de energía en línea con una desaceleración económica en el desarrollo de fabricación e infraestructura, pero el consejo cree que Coronavirus aún podría presentar una oportunidad para la industria eólica.

El brote podría ser un hito económico e instó a los gobiernos a utilizar la creciente industria para ayudar a impulsar la recuperación económica.

No solo es energía, también ofrece muchos puestos de trabajo

Un solo proyecto eólico marino podría soportar aproximadamente 4,470 empleos con $ 445 millones en producto interno bruto (PIB) durante la construcción y 150 trabajos en curso con $ 14 millones de PIB anualmente de mano de obra de operación y mantenimiento, materiales y servicios. Estos resultados se basaron en un proyecto de 600 megavatios en el sitio de referencia de Port Arthur con una fecha de operación comercial de 2030.

El futuro esta en el viento del mar

Si la próxima generación de parques eólicos puede flotar, y si los costos pueden mantenerse bajos, podría marcar el comienzo de una era de energía casi ilimitada y libre de emisiones. La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que las turbinas eólicas flotantes podrían ayudar a proporcionar suficiente electricidad para satisfacer las necesidades de electricidad del mundo 11 veces, según la demanda de energía esperada en 2040.

El autoconsumo de energía solar es furor en Euskadi 3

El autoconsumo de energía solar es furor en Euskadi

El Ente Vasco de la Energía (EVE) informó que los proyectos de autoconsumo de energía solar crecieron un 1.600%  en el recientemente finalizado 2019, por lo que la potencia instalada por energía solar aumentó la increíble cifra de 5.200 por ciento.

Los datos surgen del Balance del programa de ayudas EVE 2019. En este trabajo,  se registraron 3.600 proyectos que fueron apoyados oficialmente a lo largo de todo el año.

Entre todos esos proyectos de autoconsumo de energía solar, aportan un ahorro energético del 0,6% del consumo final de energía de Euskadi.

En total, a través del programa de ayudas del Ente se destinaron quince millones de euros a subvenciones. El fuerte impulso estatal, y los diferentes cambios en las leyes fomentaron un crecimiento exponencial de los proyectos de autoconsumo de energía solar. De los 17 que había hace apenas dos años, ahora se pasó a 276.

El informe del EVE sobre el autoconsumo de energía solar

El programa de las ayudas del EVE recibió 3.598 solicitudes aprobadas de proyectos destinados a reducir el consumo energético.

El Ente explica en su informe de fin de año que «la contribución a la puesta en marcha de proyectos de aprovechamiento de fuentes energéticas renovables para la producción de electricidad ha destacado por los 7,8 megavatios que se han instalado en 2019, repartidos en 276 proyectos, en su práctica totalidad en instalaciones solares fotovoltaicas de autoconsumo».

El crecimiento es espectacular e impresionante. Hace dos años, los 17 proyectos ni siquiera llegan a 150 kilovatios de potencia instalada. Un renglón aparte merecen las instalaciones de biomasa y geotermia porque se reparten al 50% los 6,6 MW térmicos instalados.

Los cálculos del EVE indican que con estos avances en tecnologías limpias para producir energía se «ha contribuido a la reducción del consumo de energía en los diferentes sectores en 29.658 toneladas equivalentes de petróleo/año, o, lo que es lo mismo, el 0,6% del consumo final de energía en Euskadi a lo largo de un año”.

Eficiencia energética

El Ente también destacó los tres programas de ayuda para contribuir de diferentes maneras a la «movilidad eficiente». «Con el objetivo de contener el consumo de combustibles en este sector», explicó el EVE, se destinaron 8,2 millones de euros.

Uno de los programas es Renove de Vehículos. Desde su implementación, solamente en dos meses se reemplazaron 2.411 vehículos antiguos por otros de alta eficiencia (Clase energética A).

Por su parte, el Plan Moves de Euskadi apoyó 235 actuaciones diferentes, 123 destinadas a la instalación de puntos de recarga y 112 a vehículos, un 95% de los cuales son eléctricos.

Por qué apostar al autoconsumo energético

 

La toma de conciencia por parte de la sociedad de la problemática de la energía basada en recursos no renovables es el punto de partida para apostar por el autoconsumo. Está claro que es una forma de ahorrar dinero y no contaminar el planeta. Y el informe del EVE demuestra que las políticas de largo aliento son fundamentales para darle a los ciudadanos un marco acorde a sus necesidades.

La sanción de La ley de autoconsumo energético,  aprobada en abril de 2019, facilitó la posibilidad de que los hogares aprovechen la energía solar.

Con esta norma se puso en el sistema de leyes español la idea que el «el sistema energético ha iniciado un proceso de transición hacia un nuevo paradigma caracterizado por la descarbonización, la descentralización de la generación, la electrificación de la economía, la participación más activa de los consumidores y un uso más sostenible de los recursos».

«El nuevo marco normativo sitúa al ciudadano en el centro del modelo energético, permitiéndole tener libre acceso a la producción y venta de la energía y haciéndole más responsable de su consumo», consideró en aquel momento Unión Española Fotovoltaica (UNEF).

Los datos aportados por el EVE en su resumen de fin de año son la muestra más palpable de que cuando las normas colaboran, el ciudadano toma el rol de protagonista para cuidar su medio ambiente y al mismo tiempo reducir el gasto de dinero. El propio y el del Estado en general.

La ley de autoconsumo estipula que «la energía autoconsumida de origen renovable estará exenta de todo tipo de cargos y peajes».

Además, dentro de la norma se contempla la posibilidad de que los ciudadanos opten por un modelo con excedentes de energía. Si se genera más energía de la que necesita,  se podrá verter a la red eléctrica central la energía extra que las instalaciones produzca. Para eso necesitarás instalaciones “on-grid” o “híbridas”

Instalaciones On-grid

 

Estos sistemas utilizan paneles solares e inversores que están montados sobre la red eléctrica y aportan su producción a la misma.

En el corto plazo ayudan a conseguir un fuerte ahorro en el costo de la factura. Es que cuando la producción eléctrica excede lo consumido por el hogar, la energía excedente se entrega a la red principal para ser utilizada.

Estos sistemas no necesitan baterías. Esto abarata su costo porque necesita una instalación mucho más económica. Eso sí, una advertencia: no funcionan ante un corte de energía.

Instalaciones híbridas

 

Son la tendencia mundial para quienes buscan el autoconsumo de energía solar. Combina lo mejor del sistema off-grid (como lo son su sbaterías) con el on-grid (al aprovechar la red eléctrica central).

energía solar techo

Autoconsumo energético: 5 claves para ahorrar y no contaminar

El sistema eléctrico español es uno de los más diversificados de todo el mundo. Tal esa así que existen 14 distintas tecnologías –entre renovables y no renovables- que producen energía en España. Esta diversificación y el avance tecnológico hizo posible en los últimos años que los usuarios más innovadores puedan aportar su granito de arena a la red central de energía. Siempre, utilizando energías “verdes” o renovables. Para fomentar que haya más personas con esa iniciativa, este año se sancionó una nueva ley de autoconsumo energético. Y aquí te presentamos sus puntos más importantes y los beneficios que le ofrece esta legislación al medioambiente… y a tu bolsillo.

La ley de autoconsumo energético fue aprobada en los primeros días de abril de este año. La idea de la nueva norma es facilitar la posibilidad de que los hogares aprovechen la energía solar.

En el momento de ser aprobada, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) sostuvo que «el nuevo marco normativo sitúa al ciudadano en el centro del modelo energético, permitiéndole tener libre acceso a la producción y venta de la energía y haciéndole más responsable de su consumo».

Qué dice la ley de autoconsumo energético

El texto de la ley, establecido en el Real Decreto 15/2018, del pasado 5 de octubre, afirma que «el sistema energético ha iniciado un proceso de transición hacia un nuevo paradigma caracterizado por la descarbonización, la descentralización de la generación, la electrificación de la economía, la participación más activa de los consumidores y un uso más sostenible de los recursos».

Justamente, la ley se adaptó a los tiempos que corren, y a la existencia de esas distintas 14 tecnologías que aportan su energía al diversificado sistema eléctrico español.

Eliminación de impuestos

Según la normativa, «la energía autoconsumida de origen renovable estará exenta de todo tipo de cargos y peajes».

Esta es la primera medida para fomentar que cada usuario se anime a producir a través de medios autosustentables y ecológicos la energía que va a consumir en su hogar. “Cada uno produce lo que consume”, podría ser traducido a un lenguaje más coloquial y llano.

De esta manera, la ley de autoconsumo energético eliminó lo que se había conocido popularmente como «impuesto al sol», un gravamen que afectaba a las instalaciones que tuvieran contratados más de 10 kilovatios (kW). Sin embargo, este consumo es muy superior al promedio de un hogar residencial común.

Venta de la energía excedente

La ley de autoconsumo energético contempla dos modelos de autoconsumo: con excedentes y sin excedentes. En este último caso, a la energía producida en el hogar la consumen justamente quienes hayan instalado el dispositivo generador.

En cambio, en el modelo de autoconsumo con excedentes de energía, se contempla la posibilidad de que el usuario genere más energía de la que necesita su propia vivienda. En este caso, el usuario podrá verter a la red eléctrica central la energía extra que sus instalaciones produzca.

Además de colaborar con el sistema energético central, que no necesitará generar más energía ni utilizar al máximo sus recursos, el usuario que aporte energía a la red tendrá un beneficio económico. En la factura mensual se descontará un dinero equivalente a esa energía vertida. El máximo descuento que puede recibirse será equivalente al monto a pagar por la energía consumida, incluido en la misma factura. Nadie puede recibir más dinero del que debe pagar en su factura.

Un beneficio para usuarios individuales y para bloques de pisos

La nueva ley de autoconsumo energético permite la instalación de paneles solares en los bloques de pisos, que es donde vive el 66 por ciento de la población en España. Si los vecinos se ponen de acuerdo, podrán instalar paneles solares en la azotea del edificio.

¿Qué pasa si un solo habitante del edificio se opone a la instalación de energía solar pero el resto está de acuerdo? La ley indica que con la aprobación de un tercio de los propietarios, siempre y cuando estos representen al menos un tercio de las cuotas, será suficiente para que la iniciativa esté habilitada y ese edificio pueda reconvertirse en generador de energía verde.

Cuánta potencia puede ser instalada

Uno de los aspectos más positivos de la ley de autoconsumo energético es la eliminación del límite en la potencia del sistema generador que se quisiera instalar.

Antes, la potencia no podía ser superior a la energía contratada. Pero ahora, el tope está dado únicamente por una cuestión de espacio físico: se podrá utilizar para la instalación toda la superficie disponible en la azotea de la casa o edificio en cuestión.

Más energía, menos trámites

El texto de la ley de autoconsumo energético indica que «estarán exentas de obtener permisos de acceso y conexión» ya sea las instalaciones de autoconsumo sin excedentes como aquellas «con potencia de producción igual o inferior a 15 kW que se ubiquen en suelo urbanizado que cuente con las dotaciones y servicios requeridos por la legislación urbanística».

Muchas veces, un freno a las iniciativas para transformar los hogares en productores de energía para autoconsumo eran los engorrosos trámites y permisos que debían conseguirse antes de hincar la instalación.

Ahora, los trámites necesarios son mucho más simples: solamente hay que realizar el certificado de instalación eléctrica del sistema fotovoltaico y dar aviso a la comunidad autónoma y a la empresa distribuidora y comercializadora de energía.