Entradas

Nuevas ayudas para la eficiencia energética en el País Vasco

Nuevas ayudas para la eficiencia energética en el País Vasco

Ya están disponibles las nuevas ayudas para la eficiencia energética en el País Vasco, de manera que vamos a realizar un análisis que nos permita conocer para quienes van a estar destinadas, indicaremos cuáles son los plazos de presentación de solicitudes y por supuesto también descubriremos algunas de las principales claves de estas ayudas y los beneficios que aportan a los solicitantes.

Para quienes van destinadas las nuevas ayudas para la eficiencia energética

En primer lugar es importante tener en cuenta para quienes van destinadas las nuevas ayudas para la eficiencia energética, es decir, quienes van a poder presentar su solicitud para obtenerlas.

Cabe destacar que estas ayudas están englobadas en la nueva Estrategia Energética de Euskadi 2030, aunque se van renovando cada año, de manera que las que están disponibles en estos momentos son las ayudas 2021 para la eficiencia energética en el País Vasco.

A estas ayudas podrán acceder las pequeñas, medianas y grandes empresas industriales, las empresas englobadas en el sector servicios y aquellas que vayan a realizar una inversión en instalaciones fotovoltaicas.

Más adelante vamos a explicar una a una en qué consisten las ayudas a las que se puede acceder.

Plazo de presentación para la solicitud

El plazo de presentación de solicitudes ya se encuentra abierto, y estará vigente hasta el próximo día 30 de junio de 2021, por lo que aquellas empresas, profesionales y particulares que estén interesados en presentar su solicitud, deberán hacerlo lo antes posible y siempre antes de la fecha de finalización.

En qué consisten las ayudas sobre eficiencia energética en el País Vasco

Estas ayudas se encuentran divididas en tres bloques principales que son los siguientes:

  • Ayudas para PYMEs y grandes empresas industriales: se trata de ayudas enfocadas tanto a pequeñas, medianas y grandes empresas dentro del sector industrial vasco. Estas ayudas estarán dirigidas a la mejora de los equipos y de los procesos industriales, así como a la implantación de nuevos sistemas que ofrezcan una mejor gestión energética. Las pequeñas empresas podrán obtener una subvención del 50% de su inversión, mientras que las medianas empresas pasarían al 40% y tendríamos un 30% para las grandes empresas. La cuantía máxima será de 1.000.000 € en el caso de que se trate de un proyecto de mejora de equipos y de procesos industriales, mientras que para la implantación de sistemas de gestión energética, las ayudas serán de hasta 30.000 €.
  • Ayudas para empresas del sector servicios: en este caso, estarán enfocadas en la implementación de nuevos sistemas de gestión energética, medidas de ahorro energético y en auditorías energéticas. La cuantía máxima por proyecto y por beneficiario será de 100.000 €, y las subvenciones serán del 20% para instalaciones energéticas en edificios ya existentes para mejorar su eficiencia, para la renovación de instalaciones de iluminación interior, renovación de instalaciones de iluminación exterior y nuevas instalaciones de cogeneración de alta eficiencia. Del 30% para la implementación de nuevos sistemas integrales de gestión energética, y del 50% para auditorías energéticas de eficiencia energética, así como para la implementación de sistemas de gestión energética basados en la norma UNE-EN-ISO 50001.
  • Ayudas para inversión en instalaciones fotovoltaicas: está abierta a empresas, autónomos, comunidades, Ayuntamientos y personas físicas, y permiten una ayuda del 25% del coste de una nueva instalación fotovoltaica aislada con potencias de hasta 250 kW o conectada para autoconsumo. Las cuantías máximas por proyecto y beneficiario serán de 40.000 € salvo para proyectos de nuevas instalaciones fotovoltaicas conectadas para autoconsumo con más de 800 kWp, en cuyo caso se aumentará hasta los 100.000 €.
Consejos de eficiencia energética en la cocina

Consejos de eficiencia energética en la cocina

La cocina es una de las estancias del hogar en las que vamos a consumir una mayor cantidad de energía a lo largo de los años, de manera que hemos preparado una colección de consejos de eficiencia energética en la cocina que nos va a ser de utilidad para poder reducir el consumo, sin por ello renunciar a la máxima comodidad a la hora de trabajar en ella.

Recomendaciones para el frigorífico

El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más va a consumir en la cocina, pero evidentemente también es uno de los imprescindibles.

Lo ideal es que su interior se encuentre entre 3 °C y 5 °C en el caso de la nevera, mientras que el congelador deberá estar entre -15 °C y -18 °C.

Aunque los frigoríficos actuales tienen muy buen aislamiento, debemos tener en cuenta que la temperatura exterior va a influir de forma significativa en la interior, lo que se traduce en que durante el verano es normal que tengamos que bajar algo más la temperatura, mientras que en invierno la tendremos que subir.

De cualquier manera, el de los consejos más interesantes que os ayudarán a reducir el consumo del frigorífico contemplamos:

  • Evita que haya otros electrodomésticos que generen calor en su entorno.
  • Intenta colocar el frigorífico en un lugar fresco.
  • Asegúrate de que el sol no incide directamente en el frigorífico.
  • Mantén una distancia mínima entre el frigorífico y la pared, permitiendo de esta forma que ventile bien y se disipe el calor que vaya generando.
  • No introduzcas cosas calientes en su interior, ya que esto obligará a trabajar más al motor para alcanzar la temperatura adecuada.
  • Procura no abrir el frigorífico de forma innecesaria.
  • Antes de abrir el frigo intenta tener claro qué es lo que vas a coger, con lo que reducirás el tiempo que permanecerá abierto y así el motor trabajará menos.

Utiliza correctamente la vitrocerámica

Entre los consejos para reducir el consumo en la vitrocerámica, destacamos:

  • Elige el tamaño de fogón más adecuado en función de tus necesidades.
  • Tapa las ollas para aprovechar mejor el calor y cocinar más rápido.
  • Apagar el fogón unos minutos antes de terminar, lo que te permitirá aprovechar el calor residual.

Ahorra en el consumo del horno

También hay algunos trucos interesantes para minimizar el impacto energético del horno:

  • Evita utilizar el horno para cosas livianas como por ejemplo descongelar un trozo de pan.
  • Aprovecha cada vez que enciendas el horno para cocinar varias cosas, a la vez o una detrás de otra.
  • Apaga el horno unos minutos antes de finalizar para aprovechar el calor residual.
  • Evita abrir la puerta del horno cuando se esté cocinando.

El calentador de agua

El calentador de agua es una pieza clave, ya que si es eléctrico, será uno de los responsables de buena parte del consumo energético en tu hogar, de manera que te recomendamos que tengas en cuenta:

  • Intenta mantener la potencia en la zona Eco.
  • Procura no malgastar el agua caliente.
  • Durante los meses de calor, reduce la potencia y en caso de tener varias resistencias, utiliza las mínimas necesarias.

Trucos para el lavavajillas

En el caso de lavavajillas, también tenemos algunas recomendaciones:

  • Asegúrate de que está completamente lleno antes de ponerlo en marcha.
  • Utiliza un programa adecuado, dando prioridad al programa Eco.

Otros pequeños electrodomésticos y la eficiencia energética en la cocina

En la cocina es habitual que tengamos diversos pequeños electrodomésticos, y en este sentido, lo mejor es optar por aquellos que ofrezcan un menor consumo y que estén identificados con la etiqueta energética A+++ o A en el caso del nuevo etiquetado energético.

Recuerda que también es recomendable mantener desenchufados aquellos electrodomésticos que no estamos utilizando, ya que así evitamos el consumo residual o fantasma producido por el stand by mejorando la eficiencia energética en la cocina.

Qué es la eficiencia energética y trucos para alcanzarla

Qué es la eficiencia energética y trucos para alcanzarla

Vamos a hablar acerca de la eficiencia energética, un concepto que cada vez adquiere una mayor relevancia para la mejora del medioambiente, siendo esencial para poder disfrutar de una mejor gestión de la energía, de manera que también vamos a daros algunos trucos interesantes que os permitirán conseguir reducir el consumo energético sin por ello renunciar a la calidad de vida.

Qué es la eficiencia energética

Desde una perspectiva general, la eficiencia energética es básicamente el ahorro energético, es decir, el establecimiento de una serie de hábitos y sistemas a través de los cuales consigamos disfrutar de una mayor eficiencia en el consumo energético.

Este concepto se aplica tanto al hogar como al ámbito industrial, oficinas, comercios, etcétera, y tiene como principal objetivo el de reducir el impacto energético sin que esto suponga una merma para nuestra calidad de vida.

Hay que partir de la base de que la eficiencia energética se refiere a cualquier tipo de energía, incluyendo tanto la eléctrica como el gas.

Consejos para reducir el consumo energético

Decíamos que el objetivo principal de la eficiencia energética es reducir nuestro consumo en gas y electricidad, evitando que esto altere de forma negativa a nuestra calidad de vida.

Para ello existen algunos trucos con los que vamos a lograr una reducción bastante sustancial que apenas van a requerir esfuerzo por nuestra parte, pero a cambio nos van a ofrecer dos ventajas que son un ahorro económico importante para nuestro bolsillo, a la vez que reduciremos nuestro impacto medioambiental desde el primer minuto.

Estos son los consejos que debéis tener en cuenta en el día a día:

  • Intenta aprovechar la luz natural siempre que puedas.
  • Utiliza iluminación LED de bajo consumo.
  • Ajusta mejor las temperaturas del aire acondicionado y la calefacción.
  • Desconecta todos los aparatos que no estés utilizando, evitando así el consumo de energía residual, que puede llegar a alcanzar incluso un 7% del total de energía consumida.
  • Adquiere electrodomésticos de bajo consumo.
  • Pon la lavadora sólo cuando esté completamente llena.
  • Seca la ropa al aire libre en lugar de utilizar la secadora.
  • Instala sistemas ecológicos de producción energética como pueden ser tubos de alto vacío para calefacción, ACS y climatización de piscinas.
  • Utiliza la bicicleta para recorridos cortos y siempre que te sea posible.
  • Activa el modo de ahorro de energía en los ordenadores y dispositivos que utilices.
  • Utiliza colores claros en la decoración, ya que esto te ayudará a potenciar la iluminación natural.
  • Evita permanecer demasiado tiempo en la ducha.
  • Utiliza el agua caliente tan sólo cuando sea necesario.

También vale la pena valorar los siguientes:

  • Mejorar el aislamiento del hogar supone una inversión que se amortiza rápidamente, gracias a la reducción en el consumo de energía.
  • Es interesante empezar a valorar la utilización de medios de transporte híbridos y eléctricos, destacando bicicletas, patinetes eléctricos, motos eléctricas y vehículos eléctricos o híbridos.

Al realizar estos pequeños cambios en nuestro día a día, vamos a conseguir alcanzar la eficiencia energética, lo cual supondrá una reducción muy sustancial de nuestro consumo energético, sin por ello tener que renunciar en absoluto a nuestra calidad de vida y a todas las comodidades que necesitamos.

Qué son las viviendas bioclimáticas, objetivos y características

Qué son las viviendas bioclimáticas, objetivos y características

Las viviendas bioclimáticas se convierten cada vez más en una realidad, ofreciendo una perspectiva diferente y mucho más ecológica con el objetivo de vincular de un modo más efectivo todas las comodidades y necesidades con un mayor sostenimiento medioambiental. Vamos a aprender exactamente de qué se trata, cuáles son sus objetivos y las características de las viviendas bioclimáticas.

Qué son las viviendas bioclimáticas

Antes de empezar a conocer los objetivos y características, es importante entender qué son exactamente las viviendas bioclimáticas.

Básicamente estamos hablando de unas viviendas que han sido estudiadas desde la perspectiva arquitectónica con el objetivo de satisfacer todas las necesidades de sus habitantes en materia de temperatura y humedad, sacando partido a los recursos naturales para evitar el consumo de otras energías.

Entre las principales ventajas u objetivos de este tipo de casas bioclimáticas, podemos destacar:

  • Aprovechamiento de los recursos del entorno.
  • Una mayor armonía con el medioambiente, reduciendo las emisiones nocivas.
  • Ayuda a respetar y fomentar tanto la flora como la fauna del entorno, logrando de este modo un mejor desarrollo.
  • Se reduce al máximo el impacto medioambiental en todos sus ámbitos.

Características de un hogar bioclimático

Para que un proyecto de hogar bioclimático se convierta en realidad, se deberá cumplir con los siguientes preceptos:

  • Proyecto: se realizará un proyecto que garantice los principios básicos de la arquitectura bioclimática.
  • Ventilación: se optará por la ventilación natural, fomentando la ventilación cruzada para reducir la temperatura interior.
  • Insolación: se instalarán vidrios que protejan del sol en verano y prevengan las pérdidas energéticas en invierno.
  • Protección solar: instalación de voladizos que impidan que el sol dé en las ventanas en verano, y que no lo tape en invierno.
  • Iluminación: primará la iluminación natural, lo cual generalmente dará lugar a una generalización de las zonas comunes, asegurándonos siempre que todas las estancias estén perfectamente iluminadas.
  • Luz artificial: al menos el 80% del consumo deberá ser de origen fotovoltaico.
  • Aislamiento: es muy importante que este proyecto se calcule para superar, en al menos un 20%, el valor U de transmitancia térmica que figure en el CTE.
  • Agua: se deberán establecer todos aquellos dispositivos que permitan el ahorro del agua como son inodoros con descarga ponderada, sistemas de aprovechamiento de las aguas pluviales, grifos electrónicos, sistemas de aireación en grifos y sistemas para la reutilización de las aguas grises.
  • Desagües: deberá haber dos desagües, uno para el agua de lluvia y otro para las aguas residuales.
  • ACS: se instalarán placas solares térmicas que permitan calentar el agua de forma ecológica.
  • Residuos: existirán espacios que faciliten la separación de residuos para su posterior reciclaje.
  • Materiales: se optará por materiales de bajo impacto medioambiental, decantándonos fundamentalmente por aquellos que sean naturales, duraderos y con el mínimo mantenimiento.
  • Electrodomésticos: serán de bajo consumo energético.
  • Vegetación: en el caso de incorporar vegetación, deberá ser autóctona.
  • Domótica: se deberán incorporar todas aquellas tecnologías que ayuden a conseguir que la vivienda sea más eficiente energéticamente hablando.

Teniendo en cuenta todos estos parámetros, vamos a entender mejor las ventajas que vamos a disfrutar en las viviendas bioclimáticas, evitando tener que renunciar a cualquier tipo de comodidad, y con una ventaja clara que es la reducción del impacto medioambiental por el descenso en el consumo de energía.