Entradas

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía? 1

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Durante el 2020, uno de cada cinco países experimentará la disminución o congelación de sus ingresos per cápita.

Dado el impacto de los prolongados conflictos comerciales, la economía global experimentó su crecimiento más bajo en la década, siendo de 2.3 por ciento en 2019.

De acuerdo al informe de las Naciones Unidas, titulado Situación y Perspectivas de la Economía Mundial (WESP) 2020, el mundo podría experimentar un equilibrio en la economía siempre y cuando se contengan los riesgos.

  • En el mejor de los casos: se apreciaría un crecimiento de 2.5 por ciento a finales de 2020. Sin embargo, la inestabilidad financiera, reavivación de las tensiones comerciales e intensificación de los argumentos geopolíticos frustran este futuro.
  • En el peor de los casos: el crecimiento global se atrasaría hasta un 1.8 por ciento durante los próximos meses. Como consecuencia de una actividad económica prolongada de esta magnitud, surgirán importantes ralentizaciones para el desarrollo sostenible. Lo que incluye retrocesos en la creación de empleos y disminución de la pobreza.

Antia Guerras, el Secretario General de Naciones Unidas, comenta que “estos riesgos suponen repercusiones graves y duraderas en las perspectivas de desarrollo. Amenazan con fomentar la inclinación hacia las políticas internas, cuando la cooperación global tendría que ser el objetivo principal”.

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Por la obsesión de incrementar el PIB, las naciones más pobres desatenderán los aspectos que mejoran el bienestar social. La cultura de desigualdad, los crecientes niveles de inseguridad alimentaria, la pésima nutrición y la crisis climática, siguen perjudicando la vida de millones de personas.

El Subsecretario General de Desarrollo Económico y Economista jefe de la ONU, Eliot Harris, expresa que “los responsables de formular políticas están encerrados en un círculo vicioso y limitado, ignorando otros factores de igual o mayor importancia.”

Sugiere que deberían priorizar proyectos de desarrollos sostenibles para mejorar el sistema educativo, progresar en la energía renovable y crear una infraestructura resiliente: aspectos que mejoren el bienestar de la sociedad. Mientras un país evoluciona económicamente, puede conseguir una reducida emisión de carbono invirtiendo en una central energética limpia.

Para combatir el cambio climático, hay que complacer las necesidades energéticas a nivel global con un sistema menos contaminante o reducir los niveles de emisiones de carbono. Este fin requerirá grandes cambios en la industria energética, la cual se hace responsable de tres cuartas partes de las emisiones globales de efecto invernadero.

Las naciones con mayor avance industrial representan un porcentaje mayoritario y si los países en desarrollo se igualasen a las grandes economías, las emisiones de carbono ascenderían a más de 200 por ciento.

Toda espera que prolongue la inevitable evolución energética, puede duplicar los riesgos. No solo se expondrán a numerosos gobiernos e inversores a pérdidas repentinas, también se planearan nuevos conflictos para los objetivos relacionados al medio ambiente. Habría un gran retroceso en el objetivo global de alcanzar cero emisiones netas para 2050.

La adquisición de una matriz energética limpia no solo proporcionará beneficios a nivel ambiental, también favorecerá a la economía de muchos países. Para hacerlo realidad se precisa una combinación de políticas más equilibrada.

Por otro lado, el exceso de confianza en las políticas monetarias es pobre para estimular el crecimiento y provoca una serie de costes importantes. Entre ellos, el empeoramiento de las causas que evitan la estabilidad financiera.

Cada vez más economistas están de acuerdo que un sistema de combinación de políticas más equilibradas, capaces de impulsar el crecimiento económico, promover la igualdad de género, producción sostenible (respecto al medio ambiente) y una mayor inclusión social, es ideal.

Rendimiento económico mundial actual

En la Unión Europea, los problemas globales seguirán frenando al sector manufacturero. Contará con la compensación parcial de un crecimiento estable en el consumo privado, permitiendo que el crecimiento del PIB de 1.4 por ciento en 2019 a 1.6 por ciento en 2020.

En Estados Unidos, la reducción de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal establece las bases para el apoyo de la actividad económica. No obstante, debido a la prolongable debilidad empresarial, el decreciente estímulo fiscal y la incertidumbre política, se espera que su crecimiento del PIB se ralentice, pasando de 2.2 por ciento en 2019 a 1.7 por ciento en 2020.

Respecto a Asia Oriental frente a las demandas económicas actuales, se sitúa como la región del mundo que crece a un ritmo más acelerado y contribuye más en el crecimiento global. Se prevé que, en China, con el aporte de las políticas monetarias y fiscales, se moderará el crecimiento del PIB de 6.1 por ciento en 2019 al 6.0 por ciento en 2020 y 5.9 en 2021.

Con respecto a otras grandes economías emergentes, como Brasil, India, la Federación de Rusia y México, se espera un leve impulso durante los últimos trimestres de 2020.

Países más afectados

En los países del tercer mundo, el proceso hacia una mejor economía se ha paralizado.

África, por ejemplo, ha experimentado un mediocre crecimiento durante las últimas décadas del PIB per cápita, por no decir nulo. De igual forma, otras economías se están recuperando de la caída del precio de los productos básicos durante el periodo 2014-2016.  Como resultado, se maximizaron las pérdidas de producción y los esfuerzos por reducir el índice de pobreza decayeron.

Los cálculos de la ONU establecen que, para erradicar la pobreza en África, precisarán un crecimiento anual per cápita superior al 8 por ciento, en comparación al 0.5 por ciento que ha mostrado en los últimos años.

El número de personas que vive en pobreza extrema se ha elevado en distintas zonas de África subsahariana, Asia Occidental y América Latina.

El avance sostenido hacia la reducción de la pobreza exigirá un gran impulso para el crecimiento de la productividad y compromisos sólidos para abordar los elevados índices de desigualdad.

En un tercio de los países en desarrollo dependientes de productos básicos, que albergan a mil millones de personas, los ingresos reales medios son más bajos de lo que fueron a mitad de la década de 2010. El efecto llegó también a grandes economías, como Argentina, Sudáfrica, Arabia Saudita, Brasil, Nigeria y Angola.

Los beneficios de las energías renovables que son "invisibles" 2

Los beneficios de las energías renovables que son «invisibles»

El año pasado fue histórico para las energías renovables en España. Además de haber crecido fuertemente y haber engrosado su porcentaje de participación en el sistema eléctrico central, muchas personas conocieron los beneficios de las energías renovables.

Los beneficios más difundidos, claro está, son los que tienen que ver con el cuidado del medio ambiente y sus inagotables fuentes de materia prima que tienen estas energías renovables. Pero existen otras ventajas no están tan visibilizadas, y que es bueno remarcar para seguir insistiendo en la importancia de dejar atrás los caducos sistemas energéticos del pasado y sumarse a la «ola verde» de las energías limpias.

Generación de empleo

Según los últimos registros, que datan mayo del año pasado, 11 millones de personas trabajaron durante 2018 en empleos relacionados con las energías renovables en todo el mundo.

Si se compara esa cifra con la del 2017, se registra un incremento de trabajadores del 7%. Nunca antes en la historia las energías limpias habían dado tanto empleo a la humanidad. Es que la diversificación del sector ofrece múltiples y variados puestos de trabajo a las personas. Desde la fabricación, instalación e ingeniería de sistemas de energías renovables, hasta las ventas y el marketing relacionado a la difusión de este tipo de energía.

Lógicamente, la energía solar fotovoltaica y la energía eólica siguen siendo las más dinámicas de todas las renovables en materia de creación de puestos de trabajo.

Actualmente en España, entre estos dos tipos de energía renovable cubren el 25 por ciento del total de la electricidad que necesitan los consumidores. En 2030, esa cifra se duplicará, hasta que entre ambas energías sumen el 51% de la generación eléctrica del país. Pero lo más interesante está planificado para el 2050. En ese año, la idea es que entre la energía eólica y la energía solar generen las tres cuartas partes de la electricidad española.

En el resto del mundo, la energía renovable líder es la solar fotovoltaica. Y también lidera la cantidad de empleos generados a su alrededor. El continente más beneficiado en este sentido es Asia, que alberga más de tres millones de empleos fotovoltaicos. Esto es casi el 90% del total mundial.

Por su parte, en Estados Unidos, la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) estima que entre 2016 y 2026 crecerá un 100% el número de empleados en la instalación de sistemas solares o de mantenimiento de aerogeneradores. Si se cumplen esas estimaciones, estos sectores energéticos serán los que encabecen la creación de empleo en el país.




Rentas para la economía rural

Las energías renovables están profundamente relacionadas con el mundo rural. Generalmente, los parques eólicos o las grandes instalaciones de paneles solares están ubicados en zonas alejadas de las ciudades. Y entonces, los primeros que reciben directamente los beneficios de las energías renovables son los habitantes del campo. El ingreso más directo y fácil de ver es el alquiler o la compra de terrenos para llevar adelante las instalaciones eléctricas.

En España, muchos de los proyectos eólicos y fotovoltaicos obtenidos en las subastas de 2016 y 2017 están situados en Aragón. Por contrato, deben estar finalizados en este 2020 que acaba de comenzar. En todo este tiempo, los desarrolladores de estos proyectos desembolsarán alrededor de 14 millones de euros a los ayuntamientos y a personas particulares. Esa cifra se repartirá al 50%, aproximadamente, entre impuestos y alquileres de los terrenos. Si hablamos de la explotación de parques eólicos, durante los próximos 30 años de explotación recibirán unos 420 millones de euros más como uno de los tantos beneficios de las energías renovables.

El precio de la energía

Uno de los principales beneficios de las energías renovables es su menor coste con respecto a la energía tradicional. La energía más barata de todas es la eólica.

El primer hecho que favorece su desarrollo es que las actuales turbinas de viento son mucho más grandes. Así, captan más eficientemente la fuerza del viento. Y por eso mejoró drásticamente la rentabilidad de quienes invierten en este tipo de tecnología.

Por ejemplo, durante la entrada de la borrasca que sufrió España antes de la última Navidad, la producción de energía eólica alcanzó el 44% del total del sistema central. Eso bajó fuertemente el precio de la electricidad. Ese es el camino para lograr el sueño de la energía barata.

Con tanta energía producida en base a fuentes naturales, el mercado mayorista de electricidad operó a niveles tan bajos como los alcanzados desde hacía cinco años.

Sin embargo, a pesar de la impactante rebaja de precios, los españoles pagan una de las facturas eléctricas más costosas de toda Europa. El precio medio de diciembre pasado había sido de 39,45 euros el megavatio hasta antes de las borrascas. Si comparamos ese mismo valor con igual período del año 2018, el derrumbe del precio nos podría llegar a sorprender: el valor medio era de 61,81 euros. Esta baja de costes que ven los españoles es otro de los grandes beneficios de las energías renovables.

¿Cómo se compone la factura de electricidad?  La cotización diaria del mercado significa el 35% de lo que paga el usuario con tarifa regulada. Por su parte, los peajes de acceso representan el 45% de la factura. Y finalmente, los impuestos son el 20% restante.

bombilla agua

La otra cara de las borrascas: récord de energía barata

Desde el jueves de la semana pasada y durante todo el fin de semana previo a las Navidades, España fue azotada por las profundas borrascas “Elsa” y “Fabien». Estos dos fenómenos alcanzaron a casi todo el país con fuertes lluvias y ráfagas de vientos huracanados con velocidades de hasta 160 kilómetros por hora. Lamentablemente, dejaron víctimas mortales en Santiago de Compostela, Asturias, León, Madrid, Granada y Huelva.

El fuerte temporal trae siempre aparejadas malas noticias. Ninguna es peor que la pérdida de vidas humanas. Sumado a esto, hay que agregar las grandes pérdidas materiales provocadas por el viento y el agua que arreciaron por casi todo el país.

Sin embargo, estos fenómenos meteorológicos también tienen un costado positivo para los españoles:  energía barata, con menos costo de generación.

Energía renovable, energía barata

España es un país líder mundial en energías renovables. Ocupa el octavo lugar del ranking mundial de naciones que más dinero destinan a la generación de energía renovable. El año pasado incrementó 700% su inversión en energías renovables y totalizó 7.800 millones de dólares para construir centrales e instalaciones con estas tecnologías verdes.

Las dos energías renovables que más crecieron en los últimos tiempos son la energía eólica y la energía solar. Más antigua, pero no menos importante aunque con más problemas para el medioambiente, es la energía hidráulica.

El temporal que golpeó a España los días pasados generó un aumento del viento y de las correntadas en los cursos de agua que incrementaron notablemente la generación eléctrica en base a estos recursos. Al tener un excedente al promedio normal proveniente de estas instalaciones, se desplomó el costo de la energía producida por el resto de las fuentes no renovables de energía. Y eso redunda en un beneficio para la economía de todos los españoles.

El precio de la energía

El podio de las energías más baratas del mercado mayorista está integrado por la energía eólica, la hidráulica y la nuclear, en ese orden. Por eso, desde la entrada de la borrasca en España, la producción de energía eólica alcanzó el 44% del total del sistema central. El 19,5% provenía de las centrales hidráulicas y la energía nuclear aportó el 15,28% del total.  Eso hizo que el precio de la electricidad cayera en picado. El sueño de la energía barata.

Los datos de este artículo son proporcionados por OMI-Polo Español S.A. (OMIE), que es una empresa regulada por el Convenio Internacional de Santiago, relativo a la constitución de un mercado ibérico de la energía eléctrica (MIBEL) entre el Reino de España y la República de Portugal, sujeta a la regulación sectorial eléctrica en España.

El mercado mayorista de electricidad podría a operar a niveles tan bajos como los alcanzados desde el 2014.  Para poner un ejemplo, entre las 3 de la madrugada y las 9 de la mañana del sábado pasado, la electricidad en el mercado mayorista se hundió hasta llegar a tocar los cero euros por megavatio hora.

Por qué crece tanto la energía eólica

El primer hecho que favorece el desarrollo de esta tecnología es que las actuales turbinas de viento son mucho más grandes. Estas gigantescas estructuras captan de manera más eficiente la fuerza del viento. Las mejoras en el proceso de fabricación de las aspas y molinos trajeron consigo una mayor eficiencia de la energía eólica. Así, mejoró drásticamente la rentabilidad de quienes invierten en este tipo de tecnología.

Energía limpia, ¿energía gratis?

Con la llegada del coste energético teórico a cero, no fue necesario el uso del carbón en la generación de electricidad a la red. La electricidad generada no se almacena, sino que se mantiene en la red central para su consumo inmediato. El avance de España en este tipo de energías limpias ya se había visto una semana antes de la llegada de las borrascas, cuando por casi dos días completos dejó de utilizarse al carbón para producir electricidad.

Con el avance de las energías renovables y la producción energética en los hogares, los empresas líderes del sector ven como sus costosas instalaciones son superadas por la inmejorable eficiencia de las instalaciones eólicas e hidráulicas. Ya no son necesarias para tener energía barata.

Energía barata, una tendencia de los últimos tiempos

El precio promedio diario durante el domingo previo a la Navidad giró en torno a los  1,94 euros por MWh. Esta cifra, en el día de la semana en el que menos energía se consume al ser una jornada no laborable para la mayoría de la población, es la mínima de los últimos seis años.

¿Cómo funciona el mercado mayorista de la electricidad? De manera marginalista, es decir que la última energía que se compra para atender toda la demanda prevista es la que establece el precio de las otras. Pero las energías renovables, la energía hidráulica y la energía nuclear ingresan de manera teórica al mercado a precio cero.

Sin embargo, aún con la impresionante rebaja de precios de los últimos tiempos, los consumidores españoles pagan una de las facturas eléctricas más costosas del continente. El precio medio de diciembre de había sido hasta antes de las borrascas de 39,45 euros el megavatio. En comparación con el mismo período del año pasado, el derrumbe del precio es impactante: el valor medio era de 61,81 euros.

¿Cómo está compuesta esta factura?  La cotización diaria del mercado representa el 35% de lo que paga el usuario con tarifa regulada. Los peajes de acceso significan el 45% de la factura y los impuestos el 20% restante.