Entradas

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía? 1

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Durante el 2020, uno de cada cinco países experimentará la disminución o congelación de sus ingresos per cápita.

Dado el impacto de los prolongados conflictos comerciales, la economía global experimentó su crecimiento más bajo en la década, siendo de 2.3 por ciento en 2019.

De acuerdo al informe de las Naciones Unidas, titulado Situación y Perspectivas de la Economía Mundial (WESP) 2020, el mundo podría experimentar un equilibrio en la economía siempre y cuando se contengan los riesgos.

  • En el mejor de los casos: se apreciaría un crecimiento de 2.5 por ciento a finales de 2020. Sin embargo, la inestabilidad financiera, reavivación de las tensiones comerciales e intensificación de los argumentos geopolíticos frustran este futuro.
  • En el peor de los casos: el crecimiento global se atrasaría hasta un 1.8 por ciento durante los próximos meses. Como consecuencia de una actividad económica prolongada de esta magnitud, surgirán importantes ralentizaciones para el desarrollo sostenible. Lo que incluye retrocesos en la creación de empleos y disminución de la pobreza.

Antia Guerras, el Secretario General de Naciones Unidas, comenta que “estos riesgos suponen repercusiones graves y duraderas en las perspectivas de desarrollo. Amenazan con fomentar la inclinación hacia las políticas internas, cuando la cooperación global tendría que ser el objetivo principal”.

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Por la obsesión de incrementar el PIB, las naciones más pobres desatenderán los aspectos que mejoran el bienestar social. La cultura de desigualdad, los crecientes niveles de inseguridad alimentaria, la pésima nutrición y la crisis climática, siguen perjudicando la vida de millones de personas.

El Subsecretario General de Desarrollo Económico y Economista jefe de la ONU, Eliot Harris, expresa que “los responsables de formular políticas están encerrados en un círculo vicioso y limitado, ignorando otros factores de igual o mayor importancia.”

Sugiere que deberían priorizar proyectos de desarrollos sostenibles para mejorar el sistema educativo, progresar en la energía renovable y crear una infraestructura resiliente: aspectos que mejoren el bienestar de la sociedad. Mientras un país evoluciona económicamente, puede conseguir una reducida emisión de carbono invirtiendo en una central energética limpia.

Para combatir el cambio climático, hay que complacer las necesidades energéticas a nivel global con un sistema menos contaminante o reducir los niveles de emisiones de carbono. Este fin requerirá grandes cambios en la industria energética, la cual se hace responsable de tres cuartas partes de las emisiones globales de efecto invernadero.

Las naciones con mayor avance industrial representan un porcentaje mayoritario y si los países en desarrollo se igualasen a las grandes economías, las emisiones de carbono ascenderían a más de 200 por ciento.

Toda espera que prolongue la inevitable evolución energética, puede duplicar los riesgos. No solo se expondrán a numerosos gobiernos e inversores a pérdidas repentinas, también se planearan nuevos conflictos para los objetivos relacionados al medio ambiente. Habría un gran retroceso en el objetivo global de alcanzar cero emisiones netas para 2050.

La adquisición de una matriz energética limpia no solo proporcionará beneficios a nivel ambiental, también favorecerá a la economía de muchos países. Para hacerlo realidad se precisa una combinación de políticas más equilibrada.

Por otro lado, el exceso de confianza en las políticas monetarias es pobre para estimular el crecimiento y provoca una serie de costes importantes. Entre ellos, el empeoramiento de las causas que evitan la estabilidad financiera.

Cada vez más economistas están de acuerdo que un sistema de combinación de políticas más equilibradas, capaces de impulsar el crecimiento económico, promover la igualdad de género, producción sostenible (respecto al medio ambiente) y una mayor inclusión social, es ideal.

Rendimiento económico mundial actual

En la Unión Europea, los problemas globales seguirán frenando al sector manufacturero. Contará con la compensación parcial de un crecimiento estable en el consumo privado, permitiendo que el crecimiento del PIB de 1.4 por ciento en 2019 a 1.6 por ciento en 2020.

En Estados Unidos, la reducción de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal establece las bases para el apoyo de la actividad económica. No obstante, debido a la prolongable debilidad empresarial, el decreciente estímulo fiscal y la incertidumbre política, se espera que su crecimiento del PIB se ralentice, pasando de 2.2 por ciento en 2019 a 1.7 por ciento en 2020.

Respecto a Asia Oriental frente a las demandas económicas actuales, se sitúa como la región del mundo que crece a un ritmo más acelerado y contribuye más en el crecimiento global. Se prevé que, en China, con el aporte de las políticas monetarias y fiscales, se moderará el crecimiento del PIB de 6.1 por ciento en 2019 al 6.0 por ciento en 2020 y 5.9 en 2021.

Con respecto a otras grandes economías emergentes, como Brasil, India, la Federación de Rusia y México, se espera un leve impulso durante los últimos trimestres de 2020.

Países más afectados

En los países del tercer mundo, el proceso hacia una mejor economía se ha paralizado.

África, por ejemplo, ha experimentado un mediocre crecimiento durante las últimas décadas del PIB per cápita, por no decir nulo. De igual forma, otras economías se están recuperando de la caída del precio de los productos básicos durante el periodo 2014-2016.  Como resultado, se maximizaron las pérdidas de producción y los esfuerzos por reducir el índice de pobreza decayeron.

Los cálculos de la ONU establecen que, para erradicar la pobreza en África, precisarán un crecimiento anual per cápita superior al 8 por ciento, en comparación al 0.5 por ciento que ha mostrado en los últimos años.

El número de personas que vive en pobreza extrema se ha elevado en distintas zonas de África subsahariana, Asia Occidental y América Latina.

El avance sostenido hacia la reducción de la pobreza exigirá un gran impulso para el crecimiento de la productividad y compromisos sólidos para abordar los elevados índices de desigualdad.

En un tercio de los países en desarrollo dependientes de productos básicos, que albergan a mil millones de personas, los ingresos reales medios son más bajos de lo que fueron a mitad de la década de 2010. El efecto llegó también a grandes economías, como Argentina, Sudáfrica, Arabia Saudita, Brasil, Nigeria y Angola.

Descubre la energía eólica marina

Descubre la energía eólica marina

Vamos a aprender más acerca de la energía eólica marina, una alternativa que aporta numerosas ventajas con respecto a la instalación de otros sistemas de producción de energía eléctrica gracias a sus particularidades, de manera que vamos a conocer un poco mejor su funcionamiento y aquellas características que la hacen una alternativa con mucho futuro.

Descubre la energía eólica marina

Qué es la energía eólica marina

Se trata de una fuente de energía renovable que nos permite obtener energía eléctrica a partir de la fuerza generada por el movimiento del viento.

La energía eólica se obtiene a partir de la utilización de aerogeneradores, y el caso de la energía eólica marina, se trataría del mismo sistema pero estando estos ubicados en alta mar.

De esta manera, se instalan parques eólicos marinos en zonas muy específicas donde las aguas no tienen profundidades excesivas, estableciendo el máximo en unos 60 m de profundidad, pero siempre lejos de las rutas de tráfico marino, fuera de espacios protegidos por su interés a nivel ecológico, y por supuesto también apartados de la costa, de manera que en la actualidad, como ejemplo, en Europa no hay ningún parque eólico marino que se encuentre a menos de 33 km de tierra.

De esta manera, observamos que se trata de un sistema que tiene un mínimo impacto en el medioambiente, ofreciendo a cambio la posibilidad de generar grandes cantidades de energía eléctrica que, tras seguir una ruta determinada, pasa desde el aerogenerador hasta la red de distribución que permite su consumo desde cualquier punto conectado a ella.

Cómo funciona la energía eólica marina

Su funcionamiento es muy simple, y lo podemos esquematizar del siguiente modo:

  • El viento gira las aspas del aerogenerador.
  • Mediante el buje, se transmite el movimiento a una multiplicadora que aumenta por 100 la velocidad de giro.
  • El eje de la multiplicadora envía el movimiento al aerogenerador.
  • La energía cinética se transforma en electricidad.
  • Un convertidor pasa la corriente de continua a alterna.
  • Mediante un transformador se aumenta la tensión.
  • La electricidad viaja por cables submarinos a una subestación.
  • En la subestación se produce el aumento de voltaje, dando lugar a una corriente de alto voltaje de más de 150 kV.
  • Mediante cables submarinos, la energía se envía ahora a la red de distribución, la cual será la encargada de llevar la electricidad a los puntos de consumo.

Ventajas de los aerogeneradores marinos

Los aerogeneradores marinos cuentan con grandes ventajas con respecto a los demás sistemas de producción de energía, así como incluso en relación con los generadores que se instalan en tierra.

Algunas de las ventajas más destacadas son:

  • Al encontrarse en alta mar, la fuerza del viento es mayor, lo que significa que los aerogeneradores van a producir una mayor cantidad de energía en un menor tiempo. De hecho, se calcula que pueden llegar a doblar la producción con respecto a un aerogenerador ubicado en tierra firme.
  • Están apartados lo suficiente como para minimizar el impacto acústico.
  • No ocupa un espacio que puede ser dedicado para otros menesteres al encontrarse en el mar.
  • Permite crear parques de enormes dimensiones, sin otros límites más que aquellos que sean impuestos por las características del lugar en el que se vayan a instalar.
  • Al ser instalados en lugares estratégicos, se minimizan las molestias que puedan ocasionar al transporte marítimo.
  • Se trata de energía inagotable, ya que se produce a partir del viento.
  • Tampoco produce impacto visual.
  • No contaminan ni generan ningún tipo de residuo.

La energía eólica marina a través de aerogeneradores, es una solución que aporta grandes ventajas, aunque cabe partir de la base de que requiere una importante inversión, pero a cambio obtendremos una producción estable y que además también reduce el impacto en el medioambiente.

energía eólica marina

Turbinas flotantes: ¿el futuro está en la energía eólica marina?

La energía eólica es, junto con la solar, pilar fundamental en el desarrollo de las energías renovables. La fuerza del viento, recurso inagotable en el planeta, es la base de este tipo de energía para generar electricidad. Pero es difícil conseguir un terreno donde asentar a los molinos necesarios. No es fácil tener acceso a un lugar que reúna todas las condiciones ideales para instalar un parque eólico. Muchas personas se quejan de tener cerca de sus casas esas aspas gigantescas. Pero no ocurre eso en el agua. Y por eso es cada vez más frecuente ver este tipo de instalaciones en el océano. Por eso, existe una tendencia que ubica el futuro de las energías renovables en la energía eólica marina.

Cómo funciona la energía eólica tradicional

La energía eólica es la que se obtiene gracias a la fuerza del viento. El proceso es sencillo. El viento mueve unas gigantescas aspas. Debajo de cada una de ellas existe un aerogenerador. Cuando el viento mueve una hélice, se activa un sistema mecánico que hace girar el rotor de un generador que produce energía eléctrica.

Para que la instalación de estos molinos de viento resulte rentable, suelen agruparse en zonas delimitadas a las que se llaman parques eólicos.

Últimamente, las regiones rurales cercanas a estos parques han comenzado a mostrar ciertas reticencias a sus gigantescos “vecinos”. Sin ir más lejos, en Wildpoldsried (Alemania), el primer pueblo autosustentable del mundo, hay pobladores que se quejan de la “contaminación visual” de las aspas. Y por eso, en la región de Baviera ahora hay una nueva ley que no permite que entre una turbina eólica y una residencia privada haya menos de dos kilómetros de distancia.

Las ventajas de la energía eólica marina

Una instalación mar adentro evita la reducción de la velocidad del viento provocada por las construcciones urbanas. También es una manera de esquivar los bloqueos físicos o accidentes geográficos que puede presentar la tierra a pocos kilómetros de la costa.

Con una mayor velocidad del viento, aumenta la potencia que puede ser generada por un aerogenerador con el mismo tamaño de aspa. Además, el viento en el océano se ve afectado por muchos menos obstáculos que en la tierra. Esta ventaja significa que el aerogenerador puede funcionar más horas a lo largo del año.

Otro punto beneficioso de los aerogeneradores en el mar es que tienen un impacto visual mucho menor a los terrestres.

Por otra parte, en el agua se requiere una torre de menor altura que las que se utilizan en la tierra para aprovechar mejor la energía eólica.

Otra diferencia a favor de las turbinas eólicas marinas con respecto a las tradicionales terrestres es que las ubicadas en el mar no necesitan adaptación alguna al terreno sobre el que se erigen. Gracias a esa característica, las torres para producir energía eólica marina pueden ser producidas en masa. De esa manera, se reducen los costes de producción.

Los desafíos que propone el océano

La primera dificultad que hubo que superar es obvia. Cómo mantener erguida una columna gigante sobre el agua. La mayoría de los aerogeneradores del planeta están ubicados en el Mar del Norte. Como aquí el océano tiene suelos de profundidades inferiores a 50 metros, una opción es aprovechar la fuerza de gravedad. Así, el propio peso de la estructura garantizará que se mantenga fija y estable en la superficie oceánica.

La segunda posibilidad es la fijación de estacas en el fondo marino. En este tipo de instalación, se perfora el suelo para insertarle estacas en el interior de la excavación.

Sin embargo, hay zonas donde los vientos marinos son excelentes para aprovechar y generar energía eléctrica pero la profundidad del océano es superior a 50 metros. ¿Cómo se hace en esos casos? Se utiliza el método por adherencia. Esta técnica implica que implica una conexión entre una plataforma flotante y anclas clavadas en el fondo del mar.

Otro problema es la corrosión acelerada de los elementos de las turbinas debido al ambiente salino en el mar. Hay que utilizar los mejores y más resistentes materiales. Y también, realizar un mantenimiento muy exhaustivo.

La siguiente dificultad fue transmitir la energía generada por la turbina. Las líneas subterráneas llegan hasta la costa. En la energía eólica tradicional se utiliza la corriente alterna. Pero bajo el agua es más seguro en corriente continua.

La energía eólica marina en España

España es uno de los países líderes en el desarrollo de energía renovable. El 2018 fue el segundo mejor año de la historia planetaria en inversión en energía eólica marina. Esta tecnología recibió 25.700 millones de dólares. Sin embargo, en nuestro país el segmento “off-shore” solo existe gracias a un único aerogenerador marino, que está ubicado en las Islas Canarias.

La geografía española tiene particularidades que complican la instalación de turbinas dentro del agua. Las costas de España se caracterizan por sus profundidades superiores a los 60 metros a distancias relativamente cercanas a la tierra.

Por eso, como lo vimos anteriormente en este artículo, se necesitan estructuras flotantes para estabilizar los aerogeneradores y de esa manera anclarlos al mar.

Esta técnica es bastante costosa con respecto a las facilidades para instalar otro tipo de energías renovables, como la eólica tradicional y la solar, que son ampliamente las más difundidas por el país.

Todas estas situaciones se han conjugado para que a energía eólica marina todavía esté lejos de llegar a su máximo potencial en España.