Entradas

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía? 1

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Durante el 2020, uno de cada cinco países experimentará la disminución o congelación de sus ingresos per cápita.

Dado el impacto de los prolongados conflictos comerciales, la economía global experimentó su crecimiento más bajo en la década, siendo de 2.3 por ciento en 2019.

De acuerdo al informe de las Naciones Unidas, titulado Situación y Perspectivas de la Economía Mundial (WESP) 2020, el mundo podría experimentar un equilibrio en la economía siempre y cuando se contengan los riesgos.

  • En el mejor de los casos: se apreciaría un crecimiento de 2.5 por ciento a finales de 2020. Sin embargo, la inestabilidad financiera, reavivación de las tensiones comerciales e intensificación de los argumentos geopolíticos frustran este futuro.
  • En el peor de los casos: el crecimiento global se atrasaría hasta un 1.8 por ciento durante los próximos meses. Como consecuencia de una actividad económica prolongada de esta magnitud, surgirán importantes ralentizaciones para el desarrollo sostenible. Lo que incluye retrocesos en la creación de empleos y disminución de la pobreza.

Antia Guerras, el Secretario General de Naciones Unidas, comenta que “estos riesgos suponen repercusiones graves y duraderas en las perspectivas de desarrollo. Amenazan con fomentar la inclinación hacia las políticas internas, cuando la cooperación global tendría que ser el objetivo principal”.

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Por la obsesión de incrementar el PIB, las naciones más pobres desatenderán los aspectos que mejoran el bienestar social. La cultura de desigualdad, los crecientes niveles de inseguridad alimentaria, la pésima nutrición y la crisis climática, siguen perjudicando la vida de millones de personas.

El Subsecretario General de Desarrollo Económico y Economista jefe de la ONU, Eliot Harris, expresa que “los responsables de formular políticas están encerrados en un círculo vicioso y limitado, ignorando otros factores de igual o mayor importancia.”

Sugiere que deberían priorizar proyectos de desarrollos sostenibles para mejorar el sistema educativo, progresar en la energía renovable y crear una infraestructura resiliente: aspectos que mejoren el bienestar de la sociedad. Mientras un país evoluciona económicamente, puede conseguir una reducida emisión de carbono invirtiendo en una central energética limpia.

Para combatir el cambio climático, hay que complacer las necesidades energéticas a nivel global con un sistema menos contaminante o reducir los niveles de emisiones de carbono. Este fin requerirá grandes cambios en la industria energética, la cual se hace responsable de tres cuartas partes de las emisiones globales de efecto invernadero.

Las naciones con mayor avance industrial representan un porcentaje mayoritario y si los países en desarrollo se igualasen a las grandes economías, las emisiones de carbono ascenderían a más de 200 por ciento.

Toda espera que prolongue la inevitable evolución energética, puede duplicar los riesgos. No solo se expondrán a numerosos gobiernos e inversores a pérdidas repentinas, también se planearan nuevos conflictos para los objetivos relacionados al medio ambiente. Habría un gran retroceso en el objetivo global de alcanzar cero emisiones netas para 2050.

La adquisición de una matriz energética limpia no solo proporcionará beneficios a nivel ambiental, también favorecerá a la economía de muchos países. Para hacerlo realidad se precisa una combinación de políticas más equilibrada.

Por otro lado, el exceso de confianza en las políticas monetarias es pobre para estimular el crecimiento y provoca una serie de costes importantes. Entre ellos, el empeoramiento de las causas que evitan la estabilidad financiera.

Cada vez más economistas están de acuerdo que un sistema de combinación de políticas más equilibradas, capaces de impulsar el crecimiento económico, promover la igualdad de género, producción sostenible (respecto al medio ambiente) y una mayor inclusión social, es ideal.

Rendimiento económico mundial actual

En la Unión Europea, los problemas globales seguirán frenando al sector manufacturero. Contará con la compensación parcial de un crecimiento estable en el consumo privado, permitiendo que el crecimiento del PIB de 1.4 por ciento en 2019 a 1.6 por ciento en 2020.

En Estados Unidos, la reducción de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal establece las bases para el apoyo de la actividad económica. No obstante, debido a la prolongable debilidad empresarial, el decreciente estímulo fiscal y la incertidumbre política, se espera que su crecimiento del PIB se ralentice, pasando de 2.2 por ciento en 2019 a 1.7 por ciento en 2020.

Respecto a Asia Oriental frente a las demandas económicas actuales, se sitúa como la región del mundo que crece a un ritmo más acelerado y contribuye más en el crecimiento global. Se prevé que, en China, con el aporte de las políticas monetarias y fiscales, se moderará el crecimiento del PIB de 6.1 por ciento en 2019 al 6.0 por ciento en 2020 y 5.9 en 2021.

Con respecto a otras grandes economías emergentes, como Brasil, India, la Federación de Rusia y México, se espera un leve impulso durante los últimos trimestres de 2020.

Países más afectados

En los países del tercer mundo, el proceso hacia una mejor economía se ha paralizado.

África, por ejemplo, ha experimentado un mediocre crecimiento durante las últimas décadas del PIB per cápita, por no decir nulo. De igual forma, otras economías se están recuperando de la caída del precio de los productos básicos durante el periodo 2014-2016.  Como resultado, se maximizaron las pérdidas de producción y los esfuerzos por reducir el índice de pobreza decayeron.

Los cálculos de la ONU establecen que, para erradicar la pobreza en África, precisarán un crecimiento anual per cápita superior al 8 por ciento, en comparación al 0.5 por ciento que ha mostrado en los últimos años.

El número de personas que vive en pobreza extrema se ha elevado en distintas zonas de África subsahariana, Asia Occidental y América Latina.

El avance sostenido hacia la reducción de la pobreza exigirá un gran impulso para el crecimiento de la productividad y compromisos sólidos para abordar los elevados índices de desigualdad.

En un tercio de los países en desarrollo dependientes de productos básicos, que albergan a mil millones de personas, los ingresos reales medios son más bajos de lo que fueron a mitad de la década de 2010. El efecto llegó también a grandes economías, como Argentina, Sudáfrica, Arabia Saudita, Brasil, Nigeria y Angola.

Tipos de energía renovable en Euskadi

Tipos de energía renovable en Euskadi

Existen diferentes tipos de energía renovable en Euskadi que nos pueden ofrecer un sistema de producción que sea equilibrado, reduzca el impacto medioambiental y a la vez garantice un suministro estable y un precio mucho más económico. Nuestro objetivo va a ser el de conocer todas las ventajas de las energías alternativas, además de que tendremos en cuenta los principales tipos de energía que vamos a poder producir que son la eléctrica, térmica y gas.

Tipos de energía renovable en Euskadi

Las ventajas de utilizar energías alternativas

A estas alturas no tenemos ningún tipo de duda en relación con la importancia que tiene la producción de energías limpias, gracias a las cuales minimizamos el impacto con el medio que nos rodea.

En este sentido, vamos a poder destacar numerosas ventajas como son:

  • Se puede obtener energía eléctrica o térmica en cualquier lugar.
  • Reducimos la necesidad y dependencia de tendidos eléctricos.
  • Minimizamos el tamaño de las instalaciones eléctricas.
  • La inversión es muy rentable y se amortiza en poco tiempo.
  • El impacto con el medioambiente es mínimo.
  • No generaremos residuos contaminantes o peligrosos.
  • Permite la combinación de diferentes sistemas de producción.
  • Evitaremos depender energéticamente de otros países.
  • Vamos a poder instalar un sistema de producción en cualquier rincón del mundo, fomentando la producción autónoma.
  • Permite diseños muy específicos para adaptarse a cualquier tipo de necesidad.
  • No entiende de límites, pudiendo llevar la electricidad a cualquier rincón del mundo, incluso en lugares inaccesibles.
  • Al haber menos tendidos eléctricos, también desciende el riesgo de accidentes para aves migratorias.
  • No se utilizan combustibles ni químicos, por lo que tampoco se generan gases de efecto invernadero u otros tipos de misiones.
  • Reducen los riesgos al ser instalaciones mucho más seguras.
  • Podemos producir energía de forma infinita, ya que es inagotable.

Principales tipos de energía renovable en Euskadi

Vamos a tener la posibilidad de instalar diferentes tipos de sistemas para la producción de energía renovable, entre los que podemos destacar:

  • Biogás: es un sistema a partir del cual tenemos la posibilidad de obtener gas a partir de materia orgánica, lo cual permite aprovechar los residuos orgánicos mediante un proceso totalmente natural con el que reducimos las emisiones de dióxido de carbono, partículas sólidas, compuestos nitrogenados y a la vez damos uso a los excedentes producidos por el sector agrícola y ganadero.
  • Energía eólica: permite obtener energía eléctrica a partir del viento, con la particularidad de que es un tipo de energía inagotable, no contamina y garantiza la seguridad de funcionamiento. Su impacto es mínimo y evita la contaminación de acuíferos como sí ocurre con otros sistemas de producción.
  • Energía geotérmica: en este caso, aprovechamos la temperatura de la Tierra para obtener energía, un sistema seguro y de bajo coste con el que podemos obtener electricidad, enfriar agua o calentarla.
  • Energía hidráulica: se obtiene a partir de la instalación de diferentes sistemas que permiten aprovechar la energía que produce el movimiento del agua para la producción de energía. Requiere una menor inversión y produce energía de forma muy limpia.
  • Energía solar: podemos encontrar dos tipos que son la energía solar fotovoltaica, que permite obtener energía eléctrica a partir de la radiación solar, o energía solar térmica, a través de la cual podemos calentar agua ya sea para climatización, calefacción o ACS. Para la energía fotovoltaica utilizamos paneles fotovoltaicos fabricados con silicio, mientras que para la térmica podemos optar por diferentes alternativas que son paneles planos, tubos de alto vacío, polipropileno y termodinámica entre otros.

Estos son los tipos de energía renovable en Euskadi que vamos a poder utilizar para cambiar por completo el modo en que obtenemos y producimos energía, ya sea eléctrica o térmica, garantizando de esta forma un menor impacto del hombre en el medio, y beneficiando a nivel económico a todos aquellos que se planteen realizar en estos momentos la inversión.

Descubre la energía eólica marina

Descubre la energía eólica marina

Vamos a aprender más acerca de la energía eólica marina, una alternativa que aporta numerosas ventajas con respecto a la instalación de otros sistemas de producción de energía eléctrica gracias a sus particularidades, de manera que vamos a conocer un poco mejor su funcionamiento y aquellas características que la hacen una alternativa con mucho futuro.

Descubre la energía eólica marina

Qué es la energía eólica marina

Se trata de una fuente de energía renovable que nos permite obtener energía eléctrica a partir de la fuerza generada por el movimiento del viento.

La energía eólica se obtiene a partir de la utilización de aerogeneradores, y el caso de la energía eólica marina, se trataría del mismo sistema pero estando estos ubicados en alta mar.

De esta manera, se instalan parques eólicos marinos en zonas muy específicas donde las aguas no tienen profundidades excesivas, estableciendo el máximo en unos 60 m de profundidad, pero siempre lejos de las rutas de tráfico marino, fuera de espacios protegidos por su interés a nivel ecológico, y por supuesto también apartados de la costa, de manera que en la actualidad, como ejemplo, en Europa no hay ningún parque eólico marino que se encuentre a menos de 33 km de tierra.

De esta manera, observamos que se trata de un sistema que tiene un mínimo impacto en el medioambiente, ofreciendo a cambio la posibilidad de generar grandes cantidades de energía eléctrica que, tras seguir una ruta determinada, pasa desde el aerogenerador hasta la red de distribución que permite su consumo desde cualquier punto conectado a ella.

Cómo funciona la energía eólica marina

Su funcionamiento es muy simple, y lo podemos esquematizar del siguiente modo:

  • El viento gira las aspas del aerogenerador.
  • Mediante el buje, se transmite el movimiento a una multiplicadora que aumenta por 100 la velocidad de giro.
  • El eje de la multiplicadora envía el movimiento al aerogenerador.
  • La energía cinética se transforma en electricidad.
  • Un convertidor pasa la corriente de continua a alterna.
  • Mediante un transformador se aumenta la tensión.
  • La electricidad viaja por cables submarinos a una subestación.
  • En la subestación se produce el aumento de voltaje, dando lugar a una corriente de alto voltaje de más de 150 kV.
  • Mediante cables submarinos, la energía se envía ahora a la red de distribución, la cual será la encargada de llevar la electricidad a los puntos de consumo.

Ventajas de los aerogeneradores marinos

Los aerogeneradores marinos cuentan con grandes ventajas con respecto a los demás sistemas de producción de energía, así como incluso en relación con los generadores que se instalan en tierra.

Algunas de las ventajas más destacadas son:

  • Al encontrarse en alta mar, la fuerza del viento es mayor, lo que significa que los aerogeneradores van a producir una mayor cantidad de energía en un menor tiempo. De hecho, se calcula que pueden llegar a doblar la producción con respecto a un aerogenerador ubicado en tierra firme.
  • Están apartados lo suficiente como para minimizar el impacto acústico.
  • No ocupa un espacio que puede ser dedicado para otros menesteres al encontrarse en el mar.
  • Permite crear parques de enormes dimensiones, sin otros límites más que aquellos que sean impuestos por las características del lugar en el que se vayan a instalar.
  • Al ser instalados en lugares estratégicos, se minimizan las molestias que puedan ocasionar al transporte marítimo.
  • Se trata de energía inagotable, ya que se produce a partir del viento.
  • Tampoco produce impacto visual.
  • No contaminan ni generan ningún tipo de residuo.

La energía eólica marina a través de aerogeneradores, es una solución que aporta grandes ventajas, aunque cabe partir de la base de que requiere una importante inversión, pero a cambio obtendremos una producción estable y que además también reduce el impacto en el medioambiente.

España, líder mundial en energías renovables 2

España, líder mundial en energías renovables

Las diferentes 14 tecnologías que producen energía en España batieron un récord en octubre pasado, al alcanzar la capacidad eléctrica nacional en los 106.764 MW. De esta manera, el sistema eléctrico español alcanzó niveles que jamás había tocado. Este incremento se dio, en gran parte, gracias a las energías renovables, tecnologías en la que España es líder mundial en inversión según los últimos reportes mundiales.

El sistema eléctrico español es uno de los más diversificados de todo el mundo. Prueba de ellos son los datos de Red Eléctrica, que informó cuál es la capacidad de generación instalada de cada tecnología existente en España: Hidráulica (17.083 MW), Bombeo puro (3.329 MW), Nuclear (7.117 MW), Carbón (9.683 MW), Fuel+Gas (2.447 MW), Ciclo Combinado (26.284 MW), Hidroeólica (11 MW), Eólica (24.691 MW), Solar fotovoltaica (6.544 MW), Solar térmica (2.304 MW), Térmica renovable/Otras renovables (928 MW), Térmica no renovable/Cogeneración (5.691 MW), Residuos no renovables (490 MW) y Residuos renovables (160 MW).

Si desmenuzamos la información anterior, podremos darnos cuenta que España tiene un total de 51.721 MW instalados a través de energías renovables. Si le sumamos los 3.329 MW de bombeo puro, se alcanzan los 55.00 MW. Es decir, que todas las tecnologías limpias juntas superan más de la mitad de la capacidad instalada total de todo el sistema eléctrico español. Y la tendencia nos dice que la proporción seguirá en aumento en los años siguientes.

El aporte de las energías renovables

El récord de 106.764 MW se alcanzó gracias al incremento que hubo en la capacidad instalada de generación eléctrica gracias a energías limpias.

En lo que va de 2018, se conectaron al sistema eléctrico nacional más de 3.000 MW nuevos a base de energías renovables: La energía eólica aportó 1.184 MW y la energía solar fotovoltaica se incrementó en 1.830 MW. Y no nos podemos olvidar de los 63 MW de otras tecnologías renovables.

Octubre fue espectacular para las energías “verdes”: durante este mes se añadieron 643 MW de energía eólica a la red. Esta cifra es más de la mitad de lo que se había conectado en los nueve primeros meses del año.  La energía solar fotovoltaica creció su capacidad instalada en 289 MW.

Aunque todavía no existen registros oficiales de noviembre y diciembre, ya podemos asegurar que 2019 es el mejor año de instalación de energías renovables en la última década. ¿Podemos ilusionarnos con superar la marca lograda hace 11 años? Para eso, la instalación de energías renovables debería superar los 5.000 MW, una cantidad que sería récord anual.

España, líder mundial en energías renovables 3

El mundo reduce su crecimiento, pero España bate su récord

El año pasado, la inversión mundial en energía limpia (sin contar los grandes proyectos hidroeléctricos) totalizó 332.100 millones de dólares. Ese financiamiento significa un 8% menos que en 2017. Sin embargo, a contramano de la tendencia mundial, España incrementó siete veces su inversión en energías renovables al totalizar 7.800 millones de dólares para construir centrales e instalaciones con estas tecnologías verdes. De esta manera, nuestro país se ubicó en el octavo lugar del ranking mundial de países que más dinero destinaron a la generación de energía en base a recursos renovables.

Además, con el incremento del 700% en un solo año, España fue el país que más creció en inversión para energías renovables en todo el planeta. Si se lo compara con el resto de los integrantes del “top ten”, le saca una gigantesca ventaja al segundo, Holanda, que creció “apenas” el 60% (con una inversión de 5.600 millones de dólares). El podio lo completa Suecia, que con una suba del 37% y una inversión total de 5.500 millones de dólares alcanzó a colocarse en el décimo puesto de la tabla de posiciones.

El informe anual que realiza la empresa de investigación BloombergNEF (BNEF) indicó que el 2018 fue el quinto consecutivo en que la inversión en energías renovables superó la marca de los 300.000 millones en todo el mundo.

El dato que prende una luz de alarma es la caída de la inversión en los países que lideran la cantidad de dinero utilizado para desarrollar fuentes de energías renovables.

China es el país que más dinero inyectó a las energías verdes, con 75.800 millones de dólares. Casi diez veces más que España. Pero en comparación con la inversión del año anterior, el descenso fue muy marcado: retrocedió 32%.

Lo mismo ocurrió en Japón (-16%), India (-21%) y Alemania (-32%), que ocupan el tercero, cuarto y quinto puesto, respectivamente. Solamente Estados Unidos, el escolta de China con 64.200 millones de dólares, registró un aumento con respecto al 2017: creció el 12%.

Qué energías renovables crecieron más

La inversión en energía eólica aumentó un 3%, totalizando 128.600 millones. En cambio, la inversión general en energía solar decayó un 24%, lo que significó un total de 130.800 millones de dólares.

¿Cómo se explica esa drástica caída? Parte de esta reducción esconde en realidad un dato alentador. Fue muy fuerte la disminución de los costes de capital. El costo de instalación de un megavatio de capacidad fotovoltaica retrocedió 2% en 2018.

Pero también nos muestra un dato nada alentador: China enfrió el auge de la inversión en energía solar porque restringió el acceso de nuevos proyectos a su tarifa de alimentación. El resultado de esta política fue que la inversión en energía solar china cayó un 53% (40.400 millones de dólares) en el período estudiado.

Es para destacar el aumento de inversión en energía eólica marina, que registró su segundo mejor año de la historia. Esta tecnología recibió 25.700 millones de dólares, un 14% más que el año anterior