Entradas

Pamplona duplica en 2020 la potencia instalada en energías renovables

Pamplona duplica en 2020 la potencia instalada en energías renovables

Pamplona ha conseguido duplicar en el año 2020 la potencia instalada en energías renovables, lo cual supone una muy buena noticia que demuestra el cambio de rumbo y la constante concienciación por parte tanto de la población como de la industria y de los estamentos públicos, lo cual permitirá reducir la emisión de gases contaminantes y optar por un sistema de consumo energético más eficiente y con un menor impacto medioambiental.

Cada vez más particulares invierten en energías renovables

En el último año se ha podido observar un incremento en el interés tanto de particulares como de empresas por un cambio a las energías renovables, logrando de esta forma acceder a un modo más ecológico y sostenible de producción energética, sin por ello tener que renunciar a la calidad de vida que disfrutamos a día de hoy.

Este cambio ha sido todavía más acentuado en ciudades como Pamplona, donde está claro que se está apostando fuertemente por las energías renovables, y buena muestra de ello es que la partida presupuestaria de 20.000 € del año 2020 se agotó con mucha rapidez.

En total se calcula que aproximadamente aumentó en un 42% la potencia instalada en energías renovables, siendo la energía fotovoltaica la más representada dentro de las diferentes alternativas a las que se podía acceder a través de este proyecto.

Cabe destacar que algunos de los proyectos más eficientes son la estación de autobuses, con un consumo de 100 kW, y el edificio de la policía municipal, con un consumo de unos 75 kW.

Estos cambios han permitido al Consistorio ahorrar unos 73.000 €, fruto de la suma del ahorro por autoconsumo, más el importe obtenido a través de la venta de energía.

2020, el año de partida que aumenta la potencia instalada en energías renovables

En vista del gran éxito, el objetivo en estos momentos es aumentar en un 50% la ayuda económica hasta alcanzar los 30.000 €, gracias a lo cual se espera que esta tendencia que ha comenzado el año 2020, se verá reforzada en los próximos años, lo cual puede suponer un ahorro muy sustancial tanto a nivel económico como una importante ventaja a nivel medioambiental.

Cabe destacar que, además de la inversión pública, también se ha desarrollado una inversión privada que en 2020 alcanzó los 94.116 €, con lo cual, tanto el Consistorio como los ciudadanos están colaborando para que el cambio hacia una energía más limpia y sostenible sea una realidad en el menor plazo de tiempo posible.

Uno de los objetivos del Consistorio es el de fomentar las instalaciones de autoconsumo residenciales, es decir, instalaciones que se crean con el objetivo de que todo un núcleo poblacional comparta la energía.

De esta manera, se crearía una única instalación a través de la cual se nutrían los diferentes consumidores que se encuentren conectados a la misma.

Ya se ha realizado la primera que se encuentra ubicada en Pamplona y que dispone de 11 kW de potencia, los cuales son compartidos por un total de ocho vecinos, y el objetivo es que en los próximos años, esto se convierta en una tendencia.

Diferencias entre fotovoltaica y energía térmica

Diferencias entre fotovoltaica y energía térmica

Las energías alternativas se presentan de muy diferentes formas, de manera que es importante que empecemos a entender las diferencias entre fotovoltaica y energía térmica, dos de las más representativas y que más soluciones aportan a aquellos que buscan optar por un consumo más responsable y sostenible.

Principales diferencias entre fotovoltaica y energía térmica

Tanto la energía fotovoltaica como la energía solar térmica son dos de las alternativas más interesantes que existen en la actualidad y que nos pueden ayudar a obtener toda la energía que necesitamos en nuestro hogar, pero reduciendo el impacto medioambiental de forma considerable, ya que en ambos casos estaríamos hablando de un tipo de energía ecológica.

Desde una perspectiva general, las diferencias entre fotovoltaica y energía térmica residen en que la fotovoltaica está destinada a producir energía eléctrica, mientras que la energía solar térmica tiene como objetivo el calentamiento del agua.

Vamos a estudiar ambas de un modo un poco más específico para que comprendáis de qué hablamos exactamente.

Qué es la energía fotovoltaica

La energía fotovoltaica se basa en el aprovechamiento de la radiación solar con el objetivo de transformarla en energía eléctrica.

Esto se realiza mediante la utilización de captadores planos fabricados con silicio, de manera que lo que conseguimos es directamente electricidad, la cual vamos a poder utilizar, tras el paso por un inversor, de la misma forma que siempre hemos utilizado la electricidad en casa.

Qué es la energía solar térmica

Por otra parte tenemos la energía solar térmica, que también se basa en el aprovechamiento de la radiación solar, pero en este caso, en vez de obtener energía eléctrica, lo que obtenemos es calor.

El objetivo básicamente es el de calentar el agua, lo cual se puede realizar a través de un captador plano o mediante la utilización de otras tecnologías como el tubo de alto vacío, que a su vez se puede presentar también en distintas variantes en función de si es tubo abierto o cerrado, con o sin polipropileno, etcétera.

En esta ocasión, podemos enfocar este calor al agua caliente sanitaria (ACS), a la calefacción y climatización de piscinas.

Cuál de las dos alternativas me interesa más

Este es un aspecto bastante personal, ya que dependiendo de cada uno de nosotros, posibilidades y necesidades, la respuesta puede ser que nos interesa más una u otra.

Sin embargo, recordad que la fotovoltaica está orientada producir energía eléctrica, pero a la vez también requiere de una mayor superficie para obtener un buen rendimiento, algo que no siempre tenemos a nuestra disposición, mientras que la energía solar térmica está enfocada a la obtención de agua caliente sanitaria, calefacción y climatización de piscinas, teniendo una mayor capacidad de adaptación puesto que, con un simple captador, ya podemos obtener ACS para una vivienda unifamiliar, mientras que de igual manera, para calefacción e incluso climatización de piscinas, la superficie necesaria es bastante pequeña.

Estas son principalmente las diferencias entre fotovoltaica y energía térmica, teniendo a nuestra disposición en ambos casos la posibilidad de aprovechar la energía del sol para convertirla en energía eléctrica o calor.

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía? 1

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Durante el 2020, uno de cada cinco países experimentará la disminución o congelación de sus ingresos per cápita.

Dado el impacto de los prolongados conflictos comerciales, la economía global experimentó su crecimiento más bajo en la década, siendo de 2.3 por ciento en 2019.

De acuerdo al informe de las Naciones Unidas, titulado Situación y Perspectivas de la Economía Mundial (WESP) 2020, el mundo podría experimentar un equilibrio en la economía siempre y cuando se contengan los riesgos.

  • En el mejor de los casos: se apreciaría un crecimiento de 2.5 por ciento a finales de 2020. Sin embargo, la inestabilidad financiera, reavivación de las tensiones comerciales e intensificación de los argumentos geopolíticos frustran este futuro.
  • En el peor de los casos: el crecimiento global se atrasaría hasta un 1.8 por ciento durante los próximos meses. Como consecuencia de una actividad económica prolongada de esta magnitud, surgirán importantes ralentizaciones para el desarrollo sostenible. Lo que incluye retrocesos en la creación de empleos y disminución de la pobreza.

Antia Guerras, el Secretario General de Naciones Unidas, comenta que “estos riesgos suponen repercusiones graves y duraderas en las perspectivas de desarrollo. Amenazan con fomentar la inclinación hacia las políticas internas, cuando la cooperación global tendría que ser el objetivo principal”.

¿Cómo la energía limpia podría mejorar la economía?

Por la obsesión de incrementar el PIB, las naciones más pobres desatenderán los aspectos que mejoran el bienestar social. La cultura de desigualdad, los crecientes niveles de inseguridad alimentaria, la pésima nutrición y la crisis climática, siguen perjudicando la vida de millones de personas.

El Subsecretario General de Desarrollo Económico y Economista jefe de la ONU, Eliot Harris, expresa que “los responsables de formular políticas están encerrados en un círculo vicioso y limitado, ignorando otros factores de igual o mayor importancia.”

Sugiere que deberían priorizar proyectos de desarrollos sostenibles para mejorar el sistema educativo, progresar en la energía renovable y crear una infraestructura resiliente: aspectos que mejoren el bienestar de la sociedad. Mientras un país evoluciona económicamente, puede conseguir una reducida emisión de carbono invirtiendo en una central energética limpia.

Para combatir el cambio climático, hay que complacer las necesidades energéticas a nivel global con un sistema menos contaminante o reducir los niveles de emisiones de carbono. Este fin requerirá grandes cambios en la industria energética, la cual se hace responsable de tres cuartas partes de las emisiones globales de efecto invernadero.

Las naciones con mayor avance industrial representan un porcentaje mayoritario y si los países en desarrollo se igualasen a las grandes economías, las emisiones de carbono ascenderían a más de 200 por ciento.

Toda espera que prolongue la inevitable evolución energética, puede duplicar los riesgos. No solo se expondrán a numerosos gobiernos e inversores a pérdidas repentinas, también se planearan nuevos conflictos para los objetivos relacionados al medio ambiente. Habría un gran retroceso en el objetivo global de alcanzar cero emisiones netas para 2050.

La adquisición de una matriz energética limpia no solo proporcionará beneficios a nivel ambiental, también favorecerá a la economía de muchos países. Para hacerlo realidad se precisa una combinación de políticas más equilibrada.

Por otro lado, el exceso de confianza en las políticas monetarias es pobre para estimular el crecimiento y provoca una serie de costes importantes. Entre ellos, el empeoramiento de las causas que evitan la estabilidad financiera.

Cada vez más economistas están de acuerdo que un sistema de combinación de políticas más equilibradas, capaces de impulsar el crecimiento económico, promover la igualdad de género, producción sostenible (respecto al medio ambiente) y una mayor inclusión social, es ideal.

Rendimiento económico mundial actual

En la Unión Europea, los problemas globales seguirán frenando al sector manufacturero. Contará con la compensación parcial de un crecimiento estable en el consumo privado, permitiendo que el crecimiento del PIB de 1.4 por ciento en 2019 a 1.6 por ciento en 2020.

En Estados Unidos, la reducción de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal establece las bases para el apoyo de la actividad económica. No obstante, debido a la prolongable debilidad empresarial, el decreciente estímulo fiscal y la incertidumbre política, se espera que su crecimiento del PIB se ralentice, pasando de 2.2 por ciento en 2019 a 1.7 por ciento en 2020.

Respecto a Asia Oriental frente a las demandas económicas actuales, se sitúa como la región del mundo que crece a un ritmo más acelerado y contribuye más en el crecimiento global. Se prevé que, en China, con el aporte de las políticas monetarias y fiscales, se moderará el crecimiento del PIB de 6.1 por ciento en 2019 al 6.0 por ciento en 2020 y 5.9 en 2021.

Con respecto a otras grandes economías emergentes, como Brasil, India, la Federación de Rusia y México, se espera un leve impulso durante los últimos trimestres de 2020.

Países más afectados

En los países del tercer mundo, el proceso hacia una mejor economía se ha paralizado.

África, por ejemplo, ha experimentado un mediocre crecimiento durante las últimas décadas del PIB per cápita, por no decir nulo. De igual forma, otras economías se están recuperando de la caída del precio de los productos básicos durante el periodo 2014-2016.  Como resultado, se maximizaron las pérdidas de producción y los esfuerzos por reducir el índice de pobreza decayeron.

Los cálculos de la ONU establecen que, para erradicar la pobreza en África, precisarán un crecimiento anual per cápita superior al 8 por ciento, en comparación al 0.5 por ciento que ha mostrado en los últimos años.

El número de personas que vive en pobreza extrema se ha elevado en distintas zonas de África subsahariana, Asia Occidental y América Latina.

El avance sostenido hacia la reducción de la pobreza exigirá un gran impulso para el crecimiento de la productividad y compromisos sólidos para abordar los elevados índices de desigualdad.

En un tercio de los países en desarrollo dependientes de productos básicos, que albergan a mil millones de personas, los ingresos reales medios son más bajos de lo que fueron a mitad de la década de 2010. El efecto llegó también a grandes economías, como Argentina, Sudáfrica, Arabia Saudita, Brasil, Nigeria y Angola.

La capacidad de energía eólica del mundo aumentó un 20 % en el ultimo año 2

La capacidad de energía eólica del mundo aumentó un 20 % en el ultimo año

Los parques eólicos marinos y los proyectos en tierra en EE. UU. Y China impulsan uno de los años más sólidos de la historia.

La capacidad de energía eólica del mundo creció casi una quinta parte en 2019 después de un año de crecimiento récord para parques eólicos marinos y un auge en proyectos en tierra en los Estados Unidos y China.

El Consejo Mundial de Energía Eólica descubrió que la capacidad de energía eólica creció en 60,4 gigavatios, o 20%, en comparación con 2018, en uno de los años más fuertes registrados para la industria mundial de energía eólica.

El crecimiento fue impulsado por un año récord para la energía eólica marina, que creció en 6.1GW para formar una décima parte de las nuevas instalaciones de parques eólicos por primera vez.

El informe anual del consejo descubrió que Estados Unidos y China siguen siendo los mercados más grandes del mundo para el desarrollo de la capacidad de energía eólica en tierra. Juntos, los dos países representan casi dos tercios del crecimiento mundial en energía eólica.

El COVID-19 retrasa la construcción de proyectos Eólicos

El brote de virus podría haber retrasado la construcción de proyectos de energía en línea con una desaceleración económica en el desarrollo de fabricación e infraestructura, pero el consejo cree que Coronavirus aún podría presentar una oportunidad para la industria eólica.

El brote podría ser un hito económico e instó a los gobiernos a utilizar la creciente industria para ayudar a impulsar la recuperación económica.

No solo es energía, también ofrece muchos puestos de trabajo

Un solo proyecto eólico marino podría soportar aproximadamente 4,470 empleos con $ 445 millones en producto interno bruto (PIB) durante la construcción y 150 trabajos en curso con $ 14 millones de PIB anualmente de mano de obra de operación y mantenimiento, materiales y servicios. Estos resultados se basaron en un proyecto de 600 megavatios en el sitio de referencia de Port Arthur con una fecha de operación comercial de 2030.

El futuro esta en el viento del mar

Si la próxima generación de parques eólicos puede flotar, y si los costos pueden mantenerse bajos, podría marcar el comienzo de una era de energía casi ilimitada y libre de emisiones. La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que las turbinas eólicas flotantes podrían ayudar a proporcionar suficiente electricidad para satisfacer las necesidades de electricidad del mundo 11 veces, según la demanda de energía esperada en 2040.

energías renovables

El Gobierno Vasco impulsará las energías renovables con 10,5 millones de euros este año

El Gobierno Vasco aportará 20,6 millones de euros durante este año para impulsar proyectos relacionados con las energías renovables y el ahorro energético, según se publicó este 30 de enero en el Boletín Oficial del País Vasco

Las energías renovables contarán con un presupuesto de 10 millones y medio de euros. La mayor parte de ese dinero, 6 millones, se destinará al apoyo de nuevas instalaciones de producción eléctrica en base a fuentes de energía renovable. Los proyectos de eficiencia también dispondrán de más de 10 millones de euros en ayudas.

Además, el Plan Renove de Vehículos se reeditará con 5 millones de euros de dotación con el objetivo de renovar el parque automotor mediante coches de elevada eficiencia, así como también alimentados por energías alternativas.

El objetivo de estas medidas es contribuir a las metas que se establecieron en la Estrategia Energética del Gobierno Vasco al año 2030 para la transición hacia un sistema energético eficiente, de calidad y bajo en carbono, con todos los beneficios que ello implica.

Programas para el ahorro energético

Eficiencia energética

Las ayudas para impulsar la eficiencia y el ahorro energético en distintos sectores tienen un presupuesto de 10,1 millones de euros. El plan general tiene previsto aprobar 5.250 solicitudes de ayuda que, en conjunto, aportarán un ahorro de energía de alrededor 6.100 tep/año. Esto equivale al 0,1% del consumo energético anual de Euskadi.

Ayudas al sector terciario

Los proyectos para la renovación de sistemas de climatización y agua caliente sanitaria, las instalaciones de cogeneración, la iluminación eficiente y las instalaciones de aprovechamiento solar térmico serán apoyados con 1.650.000 euros, sin incluir al sector público.

Además, se insistirá en la realización de auditorías energéticas e implantación de sistemas de Gestión e ISO.

Ayudas para las Administraciones Locales

El sector público vasco tendrá a disposición 1.500.000 de euros para apoyar la realización de actuaciones de eficiencia energética. Dentro de este rubro se inscriben la renovación del alumbrado público y mejoras en la climatización de los edificios municipales.

También las instalaciones de cogeneración y aprovechamiento solar térmico, así como la implantación de sistemas de gestión.

Ayudas al transporte y movilidad eficiente

El transporte en Euskadi depende en más de un 90% de los derivados del petróleo. Lamentablemente, su consumo mantiene una curva ascendente en los últimos años que no ha podido ser revertida. Por eso, a través del Ente Vasco de la Energía se inyectarán 2 millones de euros para la compra de vehículos pesados a motor (como camiones, autobuses y otros) que utilicen energías alternativas como el gas natural y la electricidad.

Además, se promocionará la implementación de sistemas de carga de estas energías alternativas y de sistemas públicos de bicicletas.

Vehículos eficientes y alternativos: Renove de vehículos

La mayor parte del presupuesto de los programas para el ahorro energético se los lleva el que tiene como objetivo el recambio de los vehículos existentes por otros menos contaminantes.

Se destinarán cinco millones de euros para la sustitución efectiva de automóviles antiguos de baja eficiencia, que serán convertidos en chatarra, por coches nuevos de la más elevada calificación energética (A) en el caso de turismos de gasolina o gasóleo. También se aplicarán beneficios a furgonetas de gasolina o gasóleo con bajos niveles de emisiones GEI.

Por su puesto que también se promoverá la compra de autos eléctricos puros, híbridos, a gas natural, hidrógeno y GLP.

Energías renovables

Para el 2020 se van a destinar 10,5 millones de euros para continuar con el impulso a los proyectos para la generación de proyectos en base a energías renovables.

Para este año se proyecta la puesta en marcha de alrededor de 730 instalaciones renovables. En caso de concretarse todos esos proyectos, aumentará la potencia eléctrica instalada de autoconsumo en 15 MW. Y también la potencia térmica en sistemas de climatización mediante biomasa y geotermia, que llegarán a la nada despreciable marca de 8 MW.

Biomasa

Un millón de euros será destinados para ayudas a proyectos para la implantación de sistemas generadores de calor mediante biomasa. Dentro de este grupo de proyectos se cuenta a las nuevas conexiones en sistemas de calefacción de distrito ya existentes.

Geotermia

Otro millón de euros irá para el aprovechamiento térmico mediante el uso de la energía geotérmica, ya sea en equipos de intercambio geotérmico como en conexiones a district-heating ya en funcionamiento.

Autoconsumo eléctrico

Sin dudas que las nuevas normas implementadas el año pasado continuarán disparando las instalaciones de esta modalidad en Euskadi. Por eso, habrá 6.000.000 de euros destinados a nuevos proyectos de energía solar fotovoltaica y energía eólica. También están incluidos proyectos minihidráulicos que mantengan esta senda ascendente en número de instalaciones y MW instalados. La idea es lograr la consolidación  del autoconsumo como una modalidad plenamente implantada de producción y consumo descentralizado de energía eléctrica.

Tecnologías energéticas renovables marinas

La energía eólica marina es una de las tantas nuevas fuentes de energías renovables por explorar que tiene el conjunto de la energía marina. Con el objetivo de atraer proyectos a las áreas de ensayo situadas en Euskadi, el Ente Vasco de la Energía impulsará pruebas experimentales en fase de demostración y validación de prototipos a diferentes escalas y componentes. En los próximos tres años se destinarán 2,5 millones de euros con la siguiente progresión: medio millón este año, un millón el año próximo y otro millón en 2022.

energías renovables

Las energías renovables crecieron en España 10% durante 2019

El mes de enero suele ser un período de balances y análisis, ya que en diferentes organizaciones, y hasta en el ámbito personal, uno obtiene los resultados totales de las actividades que se realizaron durante el año anterior. En este artículo presentaremos un balance sobre las energías renovables.

En este caso, la Red Eléctrica de España informó esta semana que durante todo el 2019 la energía renovable creció alrededor de un 10%, lo que elevó a 49,3% por ciento del total de la energía española en base a energías limpias. Solamente con esta cifra ya podríamos decir que el año que se fue terminó siendo exitoso para el sector de las energías renovables. Pero hay más todavía.

Durante el año 2019, creció la generación eléctrica no contaminante en España. Con los casi 5.000 megavatios (MW) que se incorporaron este año a las red eléctrica central, se alcanzaron unos 108.000 MW generados gracias a energías renovables y consideradas “verdes” o no contaminantes.

Solar y eólica, las líderes entre las energías renovables

Los dos tipos de energías renovables con más presencia en el país, la solar fotovoltaica y la eólica, impulsaron el crecimiento con un fuerte incremente en la generación eléctrica. La energía solar  se convirtió en la tecnología que más aumentó con respecto al 2018: durante el año que acaba de terminar hubo un 66 % más de potencia instalada, llegando a los 7.800 MW de potencia instalada.

Por su parte, la energía eólica sumó más de 1.600 nuevos MW. Con este crecimiento, la energía generada gracias a la fuerza del viento se ubicó por encima de los 25.200 MW instalados en nuestro país.

Un dato para resaltar fue la aparición de la energía eólica marina. Es que en 2019 entró en servicio el primer molino “off shore” de España, ubicado en la isla de Gran Canaria. Su potencia es de 5 MW. Para las estadísticas del sistema central energético español, su energía se suma a la columna de energía eólica. Sin embargo, hay algunas pequeñas diferencias entre la energía eólica tradicional y la marina.

Los beneficios de la energía eólica marina

Una instalación en el océano evita los accidentes geográficos que presenta la tierra a pocos kilómetros de la costa, y que puede reducir la velocidad de los vientos. Sin esta problemática, el aerogenerador instalado en el mar puede funcionar más horas a lo largo del día.

Otro punto a favor de los aerogeneradores en el mar es que tienen un impacto visual mucho menor a los terrestres. Sus torres son de menor altura. Y al flotar en el agua, no hay que trabajar especialmente adaptarlas al terreno sobre el que se erigen, como ocurre en las estructuras de la energía eólica tradicional.

España sin carbón

La descarbonización del sistema energético español también ha sido relevante el año pasado. El principal impulso del año llegó desde el Estado, con la puesta en vigencia de la Ley de Autoconsumo energético

El texto de la norma, establecido en el Real Decreto 15/2018, afirma que “el sistema energético ha iniciado un proceso de transición hacia un nuevo paradigma caracterizado por la descarbonización, la descentralización de la generación, la electrificación de la economía, la participación más activa de los consumidores y un uso más sostenible de los recursos”.

Gracias a los beneficios que la ley les otorga a los usuarios que apuestan a la instalación de paneles solares en sus hogares, el carbón y las centrales que lo utilizan siguieron perdiendo su presencia dentro de la generación eléctrica para abastecer a la red central de España.

Tampoco podemos dejar de lado el cierre de la central de carbón Anllares, en León, que ha eliminado 347 MW de potencia instalada de generación contaminante.

Pero el verdadero hito para la historia energética española ocurrió desde el 13 de diciembre pasado a las 23:50 hasta el 15 de diciembre a las 21:20. Durante esas casi 46 horas, España peninsular no generó ni un vatio proveniente de energía con carbón. El país logró independizarse de esta energía antigua, no renovable y contaminante.

Menos demanda energética

El informe sobre el consumo de energía 2019 arrojó más datos. Por ejemplo, la demanda de energía eléctrica retrocedió 1,5 % con respecto al 2018.

Los 264.843 GWh que se necesitaron para abastecer la demanda de España, explica el informe oficial, en realidad significan un 2,5% menos que el año anterior “si se tienen en cuenta los efectos de la laboralidad y las temperaturas».

Entrando en más detalles, «una vez aplicados los efectos del calendario y la meteorología, la demanda peninsular ha disminuido un 2,7 %, creciendo en Baleares y Canarias un 1,8 % y 0,2 % respecto al 2018 respectivamente”.

Menos energía contaminante

Ya dijimos que casi la mitad de la capacidad total de la energía española es en base a instalaciones de energías renovables (49,3 %). Pero es aún más remarcable que el 58,6 % de la electricidad producida durante 2019 en todo el país fue gracias a tecnologías que no emiten dióxido de carbono a la atmósfera. En épocas de debates y necesidad de cambios de paradigmas en la lucha contra el cambio climático, esta cifra es realmente importante.

chimenea

¡España lo consiguió!: se liberó del carbón para obtener energía

Las buenas noticias para las energías renovables en España siguen llegando a raudales en este fin de año 2019. Luego de los notables avances de la inversión en energías limpias, y las ambiciosas proyecciones para las próximas décadas, por primera vez desde que comenzó a utilizarse, España logró alimentar 45 horas a su sistema eléctrico sin la necesidad del carbón para obtener energía.

El hito para la historia energética española ocurrió desde el 13 de diciembre pasado a las 23:50 hasta el 15 de diciembre a las 21:20. Durante ese lapso de casi dos días completos, en la España peninsular no se generó ni un vatio proveniente de energía con carbón. El país logró independizarse de esta energía antigua, no renovable y contaminante.

Hay que hacer la salvedad de que hablamos de España peninsular porque las islas Baleares continuaron generando electricidad desde su propia central térmica a base de carbón.

Cómo se llegó a la desaparición del carbón

La sociedad española ya es bastante consciente de la gravedad medioambiental del planeta y por eso el Estado apostó fuertemente al desarrollo de energías renovables para alimentar al sistema central energético del país. Desde el Gobierno se elevaron los impuestos a las emisiones de gases contaminantes hasta llegar a ubicarse entre 25 y 30 euros por cada tonelada de dióxido de carbono emitida. Por eso, muchas centrales térmicas a base de carbón fueron cerrando o virando al sistema combinado con vapor para lograr generar la electricidad.

Esa situación, sumada al desplome de los precios del gas hizo que las centrales térmicas hayan tenido su productividad más baja de la historia.

A comienzos de diciembre, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, anunció que esa empresa cerraba sus dos últimas centrales de carbón en el mundo, que estaban situadas en el norte de España.

Se trata de las centrales de Lada (Asturias) y Velilla (Castilla y León), a cambio de construir otras que utilizarán como fuente de electricidad a las energías eólicas y solar.

Entonces, el pasado 13 de diciembre de 2019 estaba solo en funcionamiento la central térmica de Alboño II -en el puerto de Gijón-, la última de su tipo que utilizaba al carbón para obtener energía.

Pero Alboño II necesitaba suspender su funcionamiento para realizar una serie de controles y cuidados de mantenimiento. Y cuando sus chimeneas dejaron de lanzar humo a la atmósfera, España logró por primera vez desde 1949, cuando comenzó a utilizarse, liberarse del carbón para obtener energía.

Cómo se utiliza el carbón para obtener energía

En una central termoeléctrica se obtiene energía eléctrica a partir de calor. Generalmente, se utilizan recursos no renovables como petróleo, gas natural o el carbón. El carbón se quema en una caldera hasta que aparece el vapor, que se expande por una turbina. Al moverse, impulsa el alternador que generará la electricidad.

El problema con las centrales térmicas es que durante la combustión se liberan a la atmósfera dióxido de carbono. Este gas está considerado el principal culpable del calentamiento global, el efecto invernadero y el daño a la capa de ozono.

Entre todos los combustibles fósiles que pueden ser utilizados para la generación de energía, el carbón es el más contaminante cuando entra en combustión. La quema de carbón también emite partículas y óxidos de azufre que contaminan la atmósfera.

Transición del sistema energético español

Debido al problema de la contaminación, España comenzó hace casi 30 años un proceso de transición hacía energías limpias y renovables para la generación de su electricidad. Como consecuencia de ellos, el sistema eléctrico español se transformó en uno de los más diversificados de todo el mundo.

En total, existen en España 14 tecnologías diferentes para la generación de electricidad. En orden decreciente, desde la que mayor capacidad instalada tiene a la menor, el orden es el siguiente: Hidráulica (17.083 MW), Bombeo puro (3.329 MW), Nuclear (7.117 MW), Carbón (9.683 MW), Fuel+Gas (2.447 MW), Ciclo Combinado (26.284 MW), Hidroeólica (11 MW), Eólica (24.691 MW), Solar fotovoltaica (6.544 MW), Solar térmica (2.304 MW), Térmica renovable/Otras renovables (928 MW), Térmica no renovable/Cogeneración (5.691 MW), Residuos no renovables (490 MW) y Residuos renovables (160 MW).

El año pasado, España multiplicó por siete la inversión en energías renovables. En total, se inyectaron 7.800 millones de dólares para edificar centrales e instalaciones para energías renovables. De esta manera, España quedó octavo en el ranking mundial de países que más dinero destinaron a la generación de energía en producida gracias a recursos renovables.

Ley de autoconsumo energético

Otro impulso fundamental al cambio de mentalidad y a la toma de conciencia por el cuidado del medioambiente para dejar atrás al carbón ha sido la sanción de la ley de autoconsumo energético.

La norma fue aprobada en los primeros días de abril de este año, con el objetivo de facilitar la posibilidad de que los hogares residenciales españoles aprovechen la energía solar.

La ley sostiene que «el sistema energético ha iniciado un proceso de transición hacia un nuevo paradigma caracterizado por la descarbonización». Por eso, esta independencia del carbón lograda hace un par de semanas es apenas un paso más que dio España en este largo proceso de transición hacia una energía moderna, limpia, barata, segura y sostenible. Así, España ya pudo estar 45 horas sin necesitar de carbón para obtener energía.

La ley de autoconsumo elimina el gravamen que alcanzaba a las instalaciones que tuvieran contratados más de 10 kilovatios (kW). Además, permite que el usuario genere más energía de la que necesita su propia vivienda para luego redistribuirla a la red eléctrica central la energía extra que sus instalaciones produzca. Así, la persona que aporte energía a la red tendrá un beneficio económico.

La normativa también permite la instalación de paneles solares en los bloques de pisos, algo que antes solo se permitía en casas residenciales. Y además, se elimina el límite en la potencia del sistema generador que se instale. Por último, los trámites para la instalación de paneles solares son mucho más simples.

Los beneficios de las energías renovables que son "invisibles" 3

Los beneficios de las energías renovables que son «invisibles»

El año pasado fue histórico para las energías renovables en España. Además de haber crecido fuertemente y haber engrosado su porcentaje de participación en el sistema eléctrico central, muchas personas conocieron los beneficios de las energías renovables.

Los beneficios más difundidos, claro está, son los que tienen que ver con el cuidado del medio ambiente y sus inagotables fuentes de materia prima que tienen estas energías renovables. Pero existen otras ventajas no están tan visibilizadas, y que es bueno remarcar para seguir insistiendo en la importancia de dejar atrás los caducos sistemas energéticos del pasado y sumarse a la «ola verde» de las energías limpias.

Generación de empleo

Según los últimos registros, que datan mayo del año pasado, 11 millones de personas trabajaron durante 2018 en empleos relacionados con las energías renovables en todo el mundo.

Si se compara esa cifra con la del 2017, se registra un incremento de trabajadores del 7%. Nunca antes en la historia las energías limpias habían dado tanto empleo a la humanidad. Es que la diversificación del sector ofrece múltiples y variados puestos de trabajo a las personas. Desde la fabricación, instalación e ingeniería de sistemas de energías renovables, hasta las ventas y el marketing relacionado a la difusión de este tipo de energía.

Lógicamente, la energía solar fotovoltaica y la energía eólica siguen siendo las más dinámicas de todas las renovables en materia de creación de puestos de trabajo.

Actualmente en España, entre estos dos tipos de energía renovable cubren el 25 por ciento del total de la electricidad que necesitan los consumidores. En 2030, esa cifra se duplicará, hasta que entre ambas energías sumen el 51% de la generación eléctrica del país. Pero lo más interesante está planificado para el 2050. En ese año, la idea es que entre la energía eólica y la energía solar generen las tres cuartas partes de la electricidad española.

En el resto del mundo, la energía renovable líder es la solar fotovoltaica. Y también lidera la cantidad de empleos generados a su alrededor. El continente más beneficiado en este sentido es Asia, que alberga más de tres millones de empleos fotovoltaicos. Esto es casi el 90% del total mundial.

Por su parte, en Estados Unidos, la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) estima que entre 2016 y 2026 crecerá un 100% el número de empleados en la instalación de sistemas solares o de mantenimiento de aerogeneradores. Si se cumplen esas estimaciones, estos sectores energéticos serán los que encabecen la creación de empleo en el país.




Rentas para la economía rural

Las energías renovables están profundamente relacionadas con el mundo rural. Generalmente, los parques eólicos o las grandes instalaciones de paneles solares están ubicados en zonas alejadas de las ciudades. Y entonces, los primeros que reciben directamente los beneficios de las energías renovables son los habitantes del campo. El ingreso más directo y fácil de ver es el alquiler o la compra de terrenos para llevar adelante las instalaciones eléctricas.

En España, muchos de los proyectos eólicos y fotovoltaicos obtenidos en las subastas de 2016 y 2017 están situados en Aragón. Por contrato, deben estar finalizados en este 2020 que acaba de comenzar. En todo este tiempo, los desarrolladores de estos proyectos desembolsarán alrededor de 14 millones de euros a los ayuntamientos y a personas particulares. Esa cifra se repartirá al 50%, aproximadamente, entre impuestos y alquileres de los terrenos. Si hablamos de la explotación de parques eólicos, durante los próximos 30 años de explotación recibirán unos 420 millones de euros más como uno de los tantos beneficios de las energías renovables.

El precio de la energía

Uno de los principales beneficios de las energías renovables es su menor coste con respecto a la energía tradicional. La energía más barata de todas es la eólica.

El primer hecho que favorece su desarrollo es que las actuales turbinas de viento son mucho más grandes. Así, captan más eficientemente la fuerza del viento. Y por eso mejoró drásticamente la rentabilidad de quienes invierten en este tipo de tecnología.

Por ejemplo, durante la entrada de la borrasca que sufrió España antes de la última Navidad, la producción de energía eólica alcanzó el 44% del total del sistema central. Eso bajó fuertemente el precio de la electricidad. Ese es el camino para lograr el sueño de la energía barata.

Con tanta energía producida en base a fuentes naturales, el mercado mayorista de electricidad operó a niveles tan bajos como los alcanzados desde hacía cinco años.

Sin embargo, a pesar de la impactante rebaja de precios, los españoles pagan una de las facturas eléctricas más costosas de toda Europa. El precio medio de diciembre pasado había sido de 39,45 euros el megavatio hasta antes de las borrascas. Si comparamos ese mismo valor con igual período del año 2018, el derrumbe del precio nos podría llegar a sorprender: el valor medio era de 61,81 euros. Esta baja de costes que ven los españoles es otro de los grandes beneficios de las energías renovables.

¿Cómo se compone la factura de electricidad?  La cotización diaria del mercado significa el 35% de lo que paga el usuario con tarifa regulada. Por su parte, los peajes de acceso representan el 45% de la factura. Y finalmente, los impuestos son el 20% restante.

bombilla agua

La otra cara de las borrascas: récord de energía barata

Desde el jueves de la semana pasada y durante todo el fin de semana previo a las Navidades, España fue azotada por las profundas borrascas “Elsa” y “Fabien». Estos dos fenómenos alcanzaron a casi todo el país con fuertes lluvias y ráfagas de vientos huracanados con velocidades de hasta 160 kilómetros por hora. Lamentablemente, dejaron víctimas mortales en Santiago de Compostela, Asturias, León, Madrid, Granada y Huelva.

El fuerte temporal trae siempre aparejadas malas noticias. Ninguna es peor que la pérdida de vidas humanas. Sumado a esto, hay que agregar las grandes pérdidas materiales provocadas por el viento y el agua que arreciaron por casi todo el país.

Sin embargo, estos fenómenos meteorológicos también tienen un costado positivo para los españoles:  energía barata, con menos costo de generación.

Energía renovable, energía barata

España es un país líder mundial en energías renovables. Ocupa el octavo lugar del ranking mundial de naciones que más dinero destinan a la generación de energía renovable. El año pasado incrementó 700% su inversión en energías renovables y totalizó 7.800 millones de dólares para construir centrales e instalaciones con estas tecnologías verdes.

Las dos energías renovables que más crecieron en los últimos tiempos son la energía eólica y la energía solar. Más antigua, pero no menos importante aunque con más problemas para el medioambiente, es la energía hidráulica.

El temporal que golpeó a España los días pasados generó un aumento del viento y de las correntadas en los cursos de agua que incrementaron notablemente la generación eléctrica en base a estos recursos. Al tener un excedente al promedio normal proveniente de estas instalaciones, se desplomó el costo de la energía producida por el resto de las fuentes no renovables de energía. Y eso redunda en un beneficio para la economía de todos los españoles.

El precio de la energía

El podio de las energías más baratas del mercado mayorista está integrado por la energía eólica, la hidráulica y la nuclear, en ese orden. Por eso, desde la entrada de la borrasca en España, la producción de energía eólica alcanzó el 44% del total del sistema central. El 19,5% provenía de las centrales hidráulicas y la energía nuclear aportó el 15,28% del total.  Eso hizo que el precio de la electricidad cayera en picado. El sueño de la energía barata.

Los datos de este artículo son proporcionados por OMI-Polo Español S.A. (OMIE), que es una empresa regulada por el Convenio Internacional de Santiago, relativo a la constitución de un mercado ibérico de la energía eléctrica (MIBEL) entre el Reino de España y la República de Portugal, sujeta a la regulación sectorial eléctrica en España.

El mercado mayorista de electricidad podría a operar a niveles tan bajos como los alcanzados desde el 2014.  Para poner un ejemplo, entre las 3 de la madrugada y las 9 de la mañana del sábado pasado, la electricidad en el mercado mayorista se hundió hasta llegar a tocar los cero euros por megavatio hora.

Por qué crece tanto la energía eólica

El primer hecho que favorece el desarrollo de esta tecnología es que las actuales turbinas de viento son mucho más grandes. Estas gigantescas estructuras captan de manera más eficiente la fuerza del viento. Las mejoras en el proceso de fabricación de las aspas y molinos trajeron consigo una mayor eficiencia de la energía eólica. Así, mejoró drásticamente la rentabilidad de quienes invierten en este tipo de tecnología.

Energía limpia, ¿energía gratis?

Con la llegada del coste energético teórico a cero, no fue necesario el uso del carbón en la generación de electricidad a la red. La electricidad generada no se almacena, sino que se mantiene en la red central para su consumo inmediato. El avance de España en este tipo de energías limpias ya se había visto una semana antes de la llegada de las borrascas, cuando por casi dos días completos dejó de utilizarse al carbón para producir electricidad.

Con el avance de las energías renovables y la producción energética en los hogares, los empresas líderes del sector ven como sus costosas instalaciones son superadas por la inmejorable eficiencia de las instalaciones eólicas e hidráulicas. Ya no son necesarias para tener energía barata.

Energía barata, una tendencia de los últimos tiempos

El precio promedio diario durante el domingo previo a la Navidad giró en torno a los  1,94 euros por MWh. Esta cifra, en el día de la semana en el que menos energía se consume al ser una jornada no laborable para la mayoría de la población, es la mínima de los últimos seis años.

¿Cómo funciona el mercado mayorista de la electricidad? De manera marginalista, es decir que la última energía que se compra para atender toda la demanda prevista es la que establece el precio de las otras. Pero las energías renovables, la energía hidráulica y la energía nuclear ingresan de manera teórica al mercado a precio cero.

Sin embargo, aún con la impresionante rebaja de precios de los últimos tiempos, los consumidores españoles pagan una de las facturas eléctricas más costosas del continente. El precio medio de diciembre de había sido hasta antes de las borrascas de 39,45 euros el megavatio. En comparación con el mismo período del año pasado, el derrumbe del precio es impactante: el valor medio era de 61,81 euros.

¿Cómo está compuesta esta factura?  La cotización diaria del mercado representa el 35% de lo que paga el usuario con tarifa regulada. Los peajes de acceso significan el 45% de la factura y los impuestos el 20% restante.

El plan de España para un futuro energético limpio dentro de 30 años 4

El plan de España para un futuro energético limpio dentro de 30 años

España es uno de los países líderes en el desarrollo de energías renovables. Los datos son incontrastables. En octubre pasado, que es el último registro oficial acerca del tema, la capacidad eléctrica nacional se estableció en un récord de 106.764 MW. Este incremento fue impulsado por el aporte de las energías renovables. Tal es la importancia del desarrollo de este tipo de fuentes energéticas que en la reciente Cumbre del Clima de Madrid (COP 25) se presentó una ambiciosa proyección con el plan de España para ufuturo energéticon futuro energético limpio dentro de 30 años.

El sistema eléctrico español es uno de los más diversificados de todo el mundo. Existen 14 tecnologías diferentes que proveen de electricidad al sistema central: existente en España: Hidráulica, Bombeo puro, Nuclear, Carbón, Fuel+Gas, Ciclo Combinado, Hidroeólica, Eólica, Solar fotovoltaica, Solar térmica, Térmica renovable/Otras renovables, Térmica no renovable/Cogeneración, Residuos no renovable y Residuos renovables.

Con esta base, y sabiendo que el año pasado España incrementó siete veces su inversión en energías renovables para construir centrales e instalaciones con estas tecnologías verdes, no es difícil imaginar que el futuro de la generación de electricidad en el país será completamente limpio y sin contaminación.  De eso se trató el interesante informe que presentaron Acciona y Bloomberg New Energy Finance (BNEF) en la COP25.

Futuro verde gracias a las energías renovables

El informe, titulado “Flexibility Solutions for High- Renewable Energy Systems (Spain)”, indica que frente al 40% actual (aunque la capacidad instalada es superior a la mitad), en 2030 las energías renovables aportarán el 68% de la generación eléctrica total. Y su incidencia en la red eléctrica no se detendrá, sino que se estima que la energía “verde” alcanzará casi el 90% de toda la que consuma España en 2050.

Según el estudio, las energías eólica y solar serán las principales energías renovables en España. Actualmente, entre las dos cubren un cuarto del total de la electricidad que necesitan los españoles. En 2030, esa cifra se duplicará, ya que se calcula que entre ambas energías aportarán el 51% de la generación eléctrica. Los analistas pronosticaron que la energía eólica aportará el 33% de la generación eléctrica del país y la energía solar sumará un 18%. Pero lo más interesante está en 2050. Para ese año, la idea es que entre ambas generen las tres cuartas partes de la electricidad española.

El año pasado, España fue el país que más creció en inversión para energías renovables en todo el planeta. Entre todos los proyectos para construir centrales e instalaciones con estas tecnologías verdes, sumaron un total de 7.800 millones de dólares.

La ley de autoconsumo, vital para el impulso de las energías renovables

El plan de España para un futuro energético limpio dentro de 30 años 5

energías renovables España

La curva ascendente proyectada por BNEF  toma muchísima fuerza a partir del año próximo. Es verdad que la sociedad ha tomado conciencia de la importancia del cuidado del medioambiente. Y que la humanidad se comenzó a preocupar por lo dilapidar los recursos naturales de la Tierra, el único planeta que podemos habitar.

Pero más allá de los cambios individuales que podamos realizar en nuestra vida diaria, lo que realmente pueden revertir tendencias son las políticas de Estado a largo plazo. Por eso, no es casualidad que el informe proyecte un crecimiento de manera exponencial de las energías limpias a partir del año próximo. BNEF calcula que desde 2020 podrán comenzarse a notar las consecuencias de la sanción de la ley de autoconsumo energético.

Esta legislación fue aprobada en los primeros días de abril de 2019. La idea de la nueva norma fomente la posibilidad de que los hogares aprovechen la energía solar.

Esta ley sitúa al ciudadano español como centro del modelo energético. De esta manera, cualquier persona puede tener libre acceso a la producción y venta de la energía. Ese derecho también le transfiere una responsabilidad: hacer un consumo eficiente de la energía.

La ley de autoconsumo tiene varios beneficios a quienes apuesten por las energías renovables. Primero, elimina impuestos a la energía consumida de fuentes renovables. Segundo, le permite al usuario verter a la red eléctrica central la energía extra que sus instalaciones produzca. Esto redundara en un reintegro económico para la persona. Tercero, se habilita a los edificios a producir energía solar desde sus azoteas, lo que antes estaba prohibido. También se elimina el tope de potencia permitida para instalar en cada hogar. Y por último, se simplifican los trámites ante el gobierno para poder construir tu propia instalación eléctrica en base a una fuente renovable.

Flexibilidad, la palabra clave para el futuro energético

A pesar de las buenas perspectivas que plantea el informe para nuestro país, también nos remarca aspectos en los que debemos estar muy atentos.

BNEF celebra que España tiene unos objetivos de descarbonización de su sistema eléctrico muy ambiciosos. Pero también advierte que para alcanzarlos, será condición necesaria la implementación de tecnologías que ayuden a equilibrar la oferta y la demanda energética proveniente de diferentes fuentes renovables.

Para eso, el Estado español deberá construir un sistema eléctrico con suficiente flexibilidad para cubrir las necesidades futuras de un sistema bajo en carbono.

Para alcanzar esa tan mentada flexibilidad, hay que desarrollar e impulsar la utilización de baterías de almacenamiento, cargadores inteligentes para vehículos eléctricos e interconectores a otros países o el gas.